15/6/13

Rojo...querido


Mi abuelo, el Negro Vidal, dirigente sindical de otros tiempos, aún mucho antes que aparezca el peronismo y el día -17/10/1945- que cambió el curso de la historia, era hincha de Independiente de Avellaneda. Raro, porque el Negro era oriundo de Quilmes y vivía cerca del viejo estadio cervecero de Guido y Sarmiento. Pero al abuelo le gustaba ver buen fútbol, ese que no lastima los ojos. Eran los momentos de un Grillo, un Nito Veiga, De la Mata, el arquero Santoro, Bertoni, del Bocha y Burru, veinte años de décadas doradas entre los 60 y 80 para el Rojo.
Hay realidades que no cambian. Independiente, actualmente con sus 85.000 socios, figura entre los diez clubes con más socios del mundo. Además, es el club pionero en institución deportiva en crear establecimientos extradeportivos para la educación, iniciativa que tomaría poco después River Plate. Cuenta con un jardín de infantes, una escuela primaria y una escuela secundaria de muy buen nivel.
Tengo amigos del Rojo, conocidos, muchos, muchísimos. Resumo en mi amigo Diego -sin que nadie se ponga celoso de los tantos rojos que conozco, a quien ví por primera vez en enero el año 1984, en la Colonia del Ateneo del Sagrado Corazón, todo vestido de jugador de Independiente. Eran los tiempos del Rey de Copas vencedor comandados por Pastoriza (quien había sido jugador y DT de Racing), un equipo antecesor de la victoria sobre los ingleses  -Liverpool-, previo al Mundial de dos años después, el de lo goles maradonianos en México frente a Inglaterra; y a solo dos años de la Guerra de Malvinas,
Diego y su "Rojo". Amor incondicional. En las buenas y en las malas.
A esa edad, entre los 6 y los 7, a mi no me gustaba el fútbol. Pero a Diego, que estaba por cumplir 8 sí y a los cuatro vientos, quien quiera oir que oiga, sentenciaba ante quien preguntaba cual era su pasión: "Yo soy de Independiente, el campeón". Independiente por sus colores, rojo anarquista en tiempos de capitalismo inminente y oligarquías poderosas tras las guerras civiles de flamantes naciones. Hoy en el cementerio de Recoleta aún luce una placa en la tumba del represor de los años 20 y 30, Ramón Falcón, ajusticiado por un anarquista: Al gran comisario, el Racing Footbal Club. Por eso Independiente es Rojo, porque fue y es revolucionario.
Boca aún no tiene un colegio secundario. Es el de mayor hinchada, sí, pero ahora es el club de los ricos. No piensa en la educación de sus futuros hinchas. Traicionó el lugar que eligió en la historia. Los hombres pasan y ya pasará Angelici, su actual mal presidente, en un este campeonato que Boca puede terminar último y con Bianchi.
El Rojo de mi abuelo, de Diego, de tantos hinchas es según encuestas mayoritarias, oficialistas y no en tiempos crispados, con su 4,8%, detrás de un 41,5% para Boca Juniors y un 31,8% para River Plate, la tercera porción de cantidad de hinchas, superando ampliamente a San Lorenzo y a su histórico rival, Racing. Eso lo convierte en el tercer equipo con más fieles a lo largo y ancho de la Argentina.
Porque El Rojo es el máximo campeón de la Copa Libertadores de América, obteniéndola 7 veces (1964, 1965, 1972, 1973, 1974, 1975 y 1984) y vencedor de todas las finales que jugó (siete en total) de esa Copa, sin recurrir a los penales.
En fin; yo soy de Boca por lugar -vivir a 7 cuadras de La Bombonera genera eso- y simpatizo con Quilmes por historia paterna y familiar. Fui fanático en una época y ahora no. Me gusta el fútbol solo para compartir un momento con gente que quiero, trato de aprender cada día, de disfrutarlo, de ir a la cancha cada tanto.
Mis respetos a los hinchas del club Independiente, al margen del las cargas de ocasión, del chiquitaje futbolero. Hay una máxima que suelo utilizar en épocas feas: La mayoría de los problemas se resuelven solos. Y en fútbol, -porque es eso, solo fútbol, ni la muerte ni la enfermedad de nadie-  también. Alcanza con ver a River; quien descendió en 2011 y ahora puede salir campeón del fútbol de la Primera A copando todos los estadios argentinos.
Todo pasa. Siempre que llovió, paró. Club Atlético Independiente, El Rojo, como su origen anarquista y luchador, libre de los poderes de turno.  El Rey de Copas. El equipo de mi abuelo, de Diego y tantos amigos que hoy podrán estar triste y al ser el tiempo un buen ordenador, mañana estarán contentos otra vez.
Abrazo de gol, de un ruin simpatizante de Boca Juniors; un respetador de los verdaderos hinchas de fútbol.

Doc9

Más Apuntes en Sección: "Pelota de Tropa"
Sugerimos en el reconocimiento al sentimiento hacia varios clubes de fútbol argentinos. Cliquealos.
Angel 
Codesal
Manchar la pelota
Nunca se termina hasta que se termina
Quilmes, las hay, las hay
Abrazo de gol y afecto
Celeste, aunque cueste
¿Quién es el Capo del Sur?

3 comentarios:

Castro Julian dijo...

Todo muy lindo Doc, usted tiene prosa pero que Independiente se vaya a la concha de su madre; que no suba por 5 años a ver si estan grande como dice¡ es el nuevo Huracán, el nuevo Chaca, acúerdese lo que le digo. y ojalá Boca, Boquita, que me tiene harto, harto, se vaya a la B y por 4 cuatros sufra lo que nosotros sufrimos, todas las cargadas de ustedes dos que son una porquería, ni hablar de Dependiente.

Agus dijo...

Doc, el más grande del Sur es Lanús. Subamcampeón este año, campeón 2007; y en la Boca; el Taladro lo fue en 2009 pero está en la B y Quilmes da pena, es un ascensor. Del Celeste y Los Andes le digo esto jajajajajajajajajajajajajajaja

La Acadé dijo...

Rojo amargo, puto, no volvés más, acordate; 3 años en la B y ojalá te vayas a la otra B. ¿Sabes porque te odio? porque vos comenzaste esta guerra a bardearnos, para mi te mereces lo peor, si que existís, sos grande, sos nuestro clásico, pero y no me olvido porque vos nunca cambiaste, esa hubiese sido otra historia, por eso, te odio, porque vos me odias, somos enemigos. jaja chau Rojo amargo.