28/12/08

Quiera el pueblo...


Nació entre algodones. Un niño bien, ricachón, de esos denominados de buena familia tanto paterna como materna. Sus padres le pusieron Roque y de pequeño comenzó a mamar la que sería su más grande pasión: la política, sobre todo por sus dos abuelos, Roque Julián y Eduardo, quienes habían sido diputados en la Legislatura bonaerense. Ya adolescente, su mentor en un reciente Colegio Nacional de Buenos Aires fue el profesor francés Amadeo Jacques, quien estaba en la gran ciudad desde 1862 cuando el tucumano Marcos Paz, en ese entonces vicepresidente de la Nación, lo designó primero profesor de esa institución quedando perpetuado en las páginas del libro Juvenilia, de Miguel Cané.

Pero volviendo a Roque, aún más que papá Luis o mamá Cipriana, se destacaba tanto por su destreza física como por su enorme bondad y sentido de Justicia. Fue así que en 1875 se graduó de abogado (por Doc 9), defiendo las causas de aquellas personas de bajos recursos.

Roque no podía escapar de su vocación política y se presentó como voluntario para frenar a ese desaforado por los negocios turbios que fue quien sería el exterminador del prospero Paraguay, el hacedor de una mentirosa historia oficial argentina (Doc 9), el dueño de casi llevar al país a una guerra civil y quien fuera el primer presidente de la Nación de la Argentina unificada; se trata del fundador del oligarca diario La Nación, el militar Bartolomé Mitre, quien por ese entonces no aceptaba al acuerdo entre Adolfo Alsina y Nicolás Avellaneda, para que este último sea designado, -a dedo por la élite a la que el ahora adolescente Roque, su padre y Mitre pertenecían- presidente de la Nación.

Vencido Mitre, Roque se convirtió en diputado y hasta presidió ese cuerpo legislativo.

Sin embargo, otras cosas pasaban en América en días en que Roque estaba cada vez más distanciado de la política del Presidente Avellaneda, renunciando a su banca. Eran los días en que comenzaba la llamada guerra del Pacifico, conflicto que nace a raíz de que las empresas de la industria del salitre -de capital inglés pero manejadas por chilenos- rompieron los tratados firmados con Bolivia. El gobierno de Chile en defensa de esas negocios, ocupó el 14 de febrero de 1879 la ciudad Antofagasta, en Perú, quien había salido a apoyar a Bolivia y ahí el problema.

Roque sintió que la guerra de Perú y Bolivia era la causa de América…la causa de su Argentina, aunque los argentinos, como de costumbre, se estaban matando entre ellos por otros temas. Uno era la futura Ciudad Capital, Buenos Aires, en bandos comandados por los rufianes Julio Argentino Roca, entonces ministro de Guerra y Carlos Tejedor, gobernador de esa provincia.

Y así se enroló Roque en el limitado pero valiente Ejército de Perú, destacándose en varias batallas como la de Tarapacá y soñando con que toda la Argentina acompañe la lucha de sus hermanos, frente a ese Chile manipuleado por –y cuando no¡¡- Inglaterra y el reciente Estados Unidos.

Pero no; Roque pensó mal porque el Ejército argentino seguía cagandose a tiros en la que sería la más sangrienta de las guerras civiles argentas, la cual morirían en actuales barrios como Barracas, San Telmo o localidades como Valentin Alsina, Gerli más de 20.000 porteños y bonaerenses y daría nacimiento a actual Capital Federal argenta.

Roque dio todo en esa llamada Guerra del Pacífico, fuertemente herido en la llamada Batalla de Arica, donde los peruanos se tiraron al vacío, muriendo por el honor de no entregar la bandera al enemigo vencedor que fue Chile. Así, Bolivia perdía para siempre su derecho de salida al Mar. Roque fue encarcelado y sometido a un Consejo de Guerra pero puesto en libertad a instancias de su familia por ser argentino. Hasta recuperó su nacionalidad, que fuea quitada por su nuevo enemigo, Julio Roca quien era Presidente y cuestionaba a Roque por enrolarse en el Ejército peruano. Roca estaba agrandado porque meses atrás había aniquilado a millones de aborígenes nativos en la mal llamada Conquista del Desierto (Doc) - que de despoblado no tenía nada- y había vencido a Tejedor "para" su ciudad Capital.

Pero Roque entendió ese dicho que dice que al enemigo hay que enfrentarlo desde adentro, aceptando su designación como ministro plenipotenciario en el Uruguay y luego como Canciller por el presidente desastroso que sería el concuñado de su enemigo Roca, el cordobés Miguel Juarez Celman.

Ahora era Roque quien tenía todo para ser Presidente, convicciones, valentía pero Roca con apoyo de otro enemigo suyo, Mitre, en ese año 1892, impulsaron la candidatura de del padre de Roque, el anciano médico Luis, y sacándolo de carrera:

- No me enfrentaré con papá, ganaste una batalla Roca, no la guerra…se dijo Roque.

Pero mientras el ex soldado comenzaba a ejercer su profesión de abogado con su amigo Carlos Pellegrini y viajaba seguido al Perú recibiendo medallas de oro por su desempeño en la Guerra del Pacífico, tenía como mayor deseo vencer a sus enemigos Roca y Mitre.

Su padre Luis renunció como Jefe de Estado, lo que le abrió las puertas a Roque para que en 1910, a cien años de la Revolución de Mayo, sea designado candidato a Presidente de la Nación Argentina.

El don por la Justicia nunca dejó en latir en este abogado. A pesar que Roque era producto de la clase alta, la oligarquía corrupta, que él mismo fuera designado a dedo como sus enemigos para ser Presidente, se manejó con los dirigentes populares de abajo. Entabló una relación con un hombre de pocas palabras llamado Hipólito Yrigoyen, padre de la revolución del pueblo que quería elegir a sus representantes. Roque prometió democratizar la política a través de una reforma electoral basada en tres elementos clave: el voto secreto, universal y obligatorio… se aprueba la actual Ley del voto N° 8871.

Las viejas heridas de la Guerra atentaron con su salud…pero Roque alcanzó a ver democracia, votos, como caían los negocios de sus enemigos el genocida Julio Roca y el vocero de la élite porteña, Bartolomé Mitre. Roque murió el 9 de agosto de 1914, contemplando su mandato el vicepresidente Victorino de la Plaza.

Esta Apunte es un reconocimiento al primer hombre de convicciones profundas de un país que comenzaba a formarse, a pesar de su pertenencia a la clase de unos pocos…Roque, el mentor de la norma del voto que lleva su voto “Ley Saenz Peña”, el mismo que es recordado siempre en Perú, el mismo que forjó los sueños de otros, como un tal Ernesto Che Guevara, un Juan Perón o la Resistencia …aquí tu recuerdo para compartir en la despedida del año 2008, 25 años de democracia desde 1983...muchas felicidades, no dejen de Apuntar en la vida y muy buen año Nuevo para todos.

19/12/08

El odio y la necrofilia


Es una enfermedad hija de puta. De mierda. No tiene otro calificativo. Eso es el cáncer. Medicinalmente, es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas, generando metástasis que deriva en tumores. El cáncer no tiene edad. Mata al que le toque.

María Eva Duarte de Perón, Evita, a los 32 años sufría de uno de los peores; cáncer de útero. Un año después de los primeros síntomas, moría, -en 1952- y parecía terminar ese torbellino que para propios y extraños era la Jefa Espiritual de la Nación…

Nada más alejado. Muerta, también hacia ruido. A su esposo, el entonces Presidente Juan Perón se le ocurrió que Evita debía ser embalsadaza y sus restos descansar en el Monumento al Descamisado, una obra faraónica, que iba a ser más alta que la Estatua de la Libertad en los Estados Unidos y que nunca fue construida.

Para ello, Perón contrató al médico que había embalsamado a Josef Stalin, el español Pedro Ara apenas Eva murió el 26 de julio de 1952. Ara tenía había montado desde meses atrás, mientras Evita agonizaba, un laboratorio especial en el edificio de la CGT para esa tarea, mientras estaba por comenzar lo peor.

Nunca en la historia mundial ocurrió que el propio Ejército bombardee a su propio pueblo. Ni en países como el Líbano, Irak o Irán. Tampoco en la Primera o Segunda Guerra Mundial…Pero si pasó en la Argentina, el 16 de junio de 1955. El fin era derrocar al Presidente elegido por el voto de la gente. Murieron centenares de personas. Tuvieron que pasar cuatro meses, para que otro día 16, de septiembre de ese año, un movimiento golpista militar, con apoyo de la Marina, amenazando bombardear la ciudad de Mar del Plata y otra vez atacar a la Casa de Gobierno, lograra su objetivo.

Para evitar una guerra civil, el entonces Presidente Perón renunció, comenzando así un largo exilio para él y sus seguidores de casi 20 años… comienza el odio.
La llamada Revolución Libertadora disuelve el Congreso Nacional, interviene los gobiernos provinciales, la CGT, las universidades y los medios de prensa. Todo lo que huele a peronismo se desmonta, se destruye. Se desata la cacería, se aniquila la Fundación de Ayuda Social Eva Perón.

Tres meses después del golpe, comienza la Resistencia Peronista (Doc9) , armada como se decía de "caño, tiza y carbón". Pero que había pasado con el cadáver de Evita?
Una vez que Perón es derrocado, asumió la jefatura del Servicio de Informaciones del Ejército (SIE) el coronel Eugenio de Moori Koenig, un hombre antiperonismo total. Mientras Ara seguía velando por su obra en la CGT, Moori Koenig recibe la orden de hacerse cargo del cadáver de Evita. Los militares tenían miedo que la muerta tenga una especie de poder sobrenatural, producto del amor que le profesaban millones de argentinos condenados a callar su color político.

- Coronel, hay que hacer desaparecer el cadáver; fue la orden de Aramburu.

Moori Koenig no dudó. Pero a pesar de su odio, algunos sabían que el Coronel estaba enamorado de esa joven convertida en momia. Ese amor, que fue masturbación a escondidas en una época, se transformaba en necrofilia.
Por miedo a que fuera recuperado por la Resistencia, el cadáver fue a parar a la casa de la casa del mayor de inteligencia Eduardo Arandía, quien mató a su mujer embarazada por error, creyendo que se trabajaba del “fantasma” de Evita.
Mientras Moori Koenig tenía sueños eróticos con la muerta, Aramburu lo eyectó del cargo en junio del 56, mientras en León Suarez se fusilaba a más inocentes, cuestión que años después sería revelada por el periodista Rodolfo Walsh en Operación Masacre.

El dictador Aramburu eligió al coronel Héctor Cabanillas encargado de desaparecer el cadáver de Evita que viajaría a Italia bajo el nombre de María Maggi de Magistris, nacida en Bérgamo, y muerta en Rosario en 1951 en un accidente de auto.

La Resistencia Peronista nunca dejó de presionar para averiguar el destino de Evita. En 1961, Walsh entrevistó a Moori Koenig, en un reportaje inmortalizado en el cuento "Esa mujer"…
El odio es un sentimiento negativo cargado de una antipatía, aversión, disgusto, enemistad o repulsión hacia una o varias personas, cosas, situaciones. Eso engendró la llamada Revolución Libertadora; ese odio que sigue hoy en la sociedad argentina del año 2008.

El 29 de mayo de 1970, un grupo de jóvenes de apenas 24 años, bajo el nombre Montoneros, asombra al país secuestrando y ajusticiando al ex dictador Aramburu. En 1971, presionado por la situación política y por la certeza de que pronto se revelaría el lugar de la tumba, otro dictador, Agustín Lanusse pactó con Perón la entrega del cadáver de Evita que fuera entregado al Líder peronista en Puerta de Hierro, España. Evita permaneció allí hasta el mes de octubre de 1974 cuando, otra vez, Montoneros aparece secuestrando el cadáver de Aramburu y obligando a trasladar el cadáver a la Argentina, y hacerlo reposar en la cripta de Olivos junto al fallecido Perón. El 22 de julio de 1976, la dictadura militar ordenó el entierro de Evita en la Recoleta, bajo una gruesa plancha de acero a seis metros de profundidad, donde aún está…ese año Montoneros intensifica su lucha… pero esa será otra historia para otro Apunte.

12/12/08

Amigos son los amigos



Dicen que un amigo/a es un hermano que uno elige. Que un amigo es aquel que sabe callarse a tiempo para escuchar al otro sobre sus confidencias sus éxitos, sus fracasos.

Que es esa persona en la que se puede llorar sin vergüenza. Que será quien contiene a uno cuando el mundo desprecia;siempre aceptándonos como somos, en las buenas y más en las malas.

Todo esto y más, es Angelo Dundee de sus amigos. Cuando tiene que estar, está. Angelo tiene en Ferdie Pacheco, a uno de esos hermanos que ha elegido como amigo. Ambos se conocieron en las calles de Miami, en los Estados Unidos de adolescentes. Luego, Ferdie estudió medicina y al recibirse logro montar clínicas de caridad para aquellas personas de bajas recursos. Angelo siempre lo siguió y sigue en esa pelea contra la pobreza. Angelo es profesor de educación física; especialidad: boxeo.

Entonces, en plena amistad, Ferdie montó esos hospitales, mientras Angelo junto a su hermano Chris, creaba el gimnasio 'Fifth Street Gym' de boxeo. Atrás quedaron los días en que Pacheco, entre libros y materias rendidas, aprovechaba a seguir la corta carrera pugilista de Angelo. En esos años 50, los amigos estaban juntos trabajando en el gimnasio con chicos nacidos en la pobreza. Hasta les daban de comer. Así, mientras Angelo les inculcaba ese arte de golpear sin dejarse pegar, Ferdie aprovechaba para revisarlos y prevenir enfermedades. De esos niños, el primero que estos dos amigos hicieron campeón fue Carmen Basilio en junio de 1955 en la categoría Welter (Doc 9).

Un día se acercó un morocho rico de cara y muy pillo. Tenía 17 años cumplidos, su nombre, Cassius Marcellus Clay. Lo traía un policía y amante del boxeo, llamado Joe Martin Ibarra, que añoraba que Cassius no robara carteras a las señoras del barrio.
Los amigos Dundee y Pacheco fueron seducidos por la desbordante personalidad de Cassius. Con el tiempo, los amigos Angelo y Ferdie se convirtieron en los pilares del futuro boxeador. Angelo le enseño todo sobre el box. Ferdie, todo sobre el cuidado de la salud.

En los Juegos Olímpicos de Roma 1960, el niño Clay obtuvo la medalla de oro en la categoría de pesos ligeros. Ese triunfo le abrió la puerta al profesionalismo y a una oportunidad de enfrentar al campeón invencible de peso pesado, Sonny Liston(por Doc).

En la pelea Clay estaba humillando al campeón, quien consciente de la paliza que recibía utilizó una práctica antirreglamentaria y cegó a Clay con un líquido que se puso en un guante. Cassius no veía y no quería salir al quinto round. Los amigos Angelo y Ferdie discutían en que hacer. Hasta que Angelo se hartó y gritó ante la mirada testigo del médico amigo: "Clay, ¡vas a acabar la pelea así estés ciego ¡
Cassius salió y ganó la pelea por nocaut técnico consagrándose como el campeón mundial más joven de la historia…además de la leyenda del nuevo campeón, nacía una nueva amistad… Angelo y Ferdie con Clay.

El tiempo siguió y Cassius era el campeón indiscutido. Pero vinieron las malas, porque el joven boxeador se fue ligando a la lucha de la minoría negra, y abrazó la causa musulmana del Islam, adoptnado su nuevo nombre, Mohamed Alí.

Lo peor vino cuando Alí se negó a apoyar a la guerra que su tierra, los Estados Unidos, estaban llevando en Vietnam. Ese país estaba dividido y el gobierno estadounidense quería aprovechar la ocasión para hacer negocios. Para ello, tenía que reclutar soldados. Que mejor que el campeón del mundo del boxeo de todos los pesos, diga “Si a la guerra”.

Pero en ese abril de 1966, el campeón de 25 años, dijo: “A mi no me hizo nada el Vietcong. Me niego a matar gente; mi país es traicionero y yo no soy un asesino. Además ningún vietnamita me dijo negro, y en mis calles, si me lo gritan”. Estados Unidos arrasaba con las bombas Napalm el sur de Vietnam, pero su pueblo resistía.
El Gobierno estadounidense no lo soportó y le quitó la licencia para boxear a Mohamed. Incluso la Asociación Mundial de Box le arrebató su título, declarándolo vacante en febrero de 1970.

Alí estaba en la ruina pero tenía a sus amigos, su además entrenador Angelo y el médico Ferdie. La amistad pudo más aunque el dinero se había terminado.
En 1970, en medio del más poderoso movimiento antiguerra, Alí pudo volver a pelear. Le habían arrebatado sus mejores años, pero pudo vencer, aunque costó, al argentino Oscar “Ringo” Bonavena (Doc 9). Esa victoria le abrió las puertas para enfrentar al campeón Joe Frazier, otro amigo, quien tanto lo había ayudado a él y Angelo. Códigos de boxeadores le dicen. Pero el parate se notó y Frazier retuvo la corona. Los amigos boxeadores quedaron que en seis meses habría revancha.

No estaba en los planes de nadie que un joven George Foreman, en Jamaica, humille al campeón Frazier. Ahora Alí, quien ya tenia casi 33 años, debía enfrentar a este joven destructor.

El escenario de la gran pelea entre el león joven y el león viejo sería en
Kinsacha, capital del ex congo belga, -hoy República del Congo-, corazón del África. Nadie tenía fe en el viejo Ali, solo sus amigo Angelo y Ferdie. Tras una combinación de golpes, Ali sorprendía al mundo, noqueaba a Foreman y se coronaba campeón otra vez.

Pasaron los años, la amistad continúo. Hace años que Alí es víctima del mal de Parkinson, una enfermedad…. Freddy se especializó en el tema por su amigo, aunque el médico dice que Mohamed sufre de demencia pugilística, producto de la paliza que le propinó Larry Holmes –su ex sparring previo a la pelea con Foreman del 74- cuando Alí ya no era el mismo.

Hoy, Angelo tiene 87 años, Mohamed 66 y Ferdie 80. En la casa de los tres luce la misma foto en blanco y negro del artista Tampa Bay; allí están de camisa blanca y una delgada corbata que data de hace más de 40 años, dos muchachos que preparaba a un joven campeón de los pesados.

La amistad continúa. Y esto amigos siempre están al lado de viejo Dundee, actualmente Entrenador del boxeador Oscar De La Hoya, ex de monstruos como su amigo Alí, Sugar Ray Leonard, Jose Napoles, George Foreman, Jimmy Ellis, Carmen Basilio y Luis Rodriguez, Wilfred Benitez, Roberto Duran y Thomas Hearns.

4/12/08

El maestro del maestro y la Revolución




La Revolución Francesa fue el cambio político más importante que se produjo en Europa, a fines del siglo 18. No sólo cambió la vida de Francia, sino que sirvió de ejemplo para otros países, en donde se desataron conflictos sociales similares en contra de un régimen autoritario y dictatorial, como era la monarquía.

El débil rey Luis, tenía una economía arruinada, los nobles sufrían problemas financieros, la burguesía presionaba para acceder a cargos públicos y los campesinos estaban hartos del poder feudal. Pero mucho antes que a mediados de 1789, el pueblo francés tomara a sangre y fuego la Bastilla, -símbolo del régimen absolutista, porque funcionaba la cárcel de los opositores- y su Asamblea dicte la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, la proclama basadas en las banderas: igualdad, fraternidad y libertad, hubo una historia de amor que el escritor Rafael Sabatini (1875-1950) inmortalizara en su obra y posteriormente en la película de George Sydney llevara al cine en 1950, llamada Scaramouche. Aquí el Apunte:

El protagonista es André-Louis Moreau, oriundo de la aldea de Gavrillac. Corría el mes de enero de ese 1789; la Revolución palpitaba y la monarquía sucumbía. André era un joven triste, deseoso de vengar la muerte de su amigo Philippe de Vilmorin, a manos de uno de los feudales punteros que apoyaban la monarquía gobernante, llamado: La Tour d'Azyr.

André sólo pensaba en vengarse. Pero raro en esa época, él no sabía manejar la espada. André sólo era un actor de teatro. En ese tiempo, viajaba por Francia haciendo la obra, Scaramouche, pero la muerte de su amigo, lo hizo reflexionar. Mientras en las sombras militaba por la futura Revolución y por difundir el pensamiento de escritores como Voltaire, Rousseau o Montesquieu, pensaba ¿cómo enfrentarse al gran espadachín La Tour d'Azyr y vengar la muerte de su amigo. André se propuso entrar de incógnito al Castillo de su enemigo. Contratado como empleado doméstico, vio entrenar, y conocer a su maestro de espada.

Luego de cada entrenamiento de La Tour d'Azyr, André se quedaba hablando con el maestro, y luego de confesarle quien era, y a que venía, el profesor le dijo:

- Muchacho, primero decirte que aunque yo trabaje con el enemigo, apoyo a la Revolución. Pero no podría enseñarte a usar la espada. Además, conocerías y harías lo mismo que La Tour d'Azyr, como harías para vencerlo?
- Maestro, y entonces como podría yo vengar a mi amigo y re matar a uno de los hombres que más atenta contra nuestra Revolución, inquirió André
- Todo maestro tuvo uno anterior. Busca a mi profesor, llamado Lewin…él me lo enseño casi todo…él lo sabe todo.

Mientras André continuó militando por la Revolución, volvió a su obra Scaramouche. Recorrió casi toda Francia. En París, le dijeron de un tal Dutreval, un anciano de casi 80 años. El maestro de los maestros inculcó todos los secretos de la espada. La condición no sólo fue la Revolución o su venganza. André tenía que ser una especie de Robin Hood. Y así fue como Scaramouche se hizo famoso en toda Francia.

Finalmente, el encuentro entre André y el defensor de la Monarquía y matador de su amigo, La Tour d'Azyr, no se hizo esperar mucho más. La Tour d'Azyr, había sido enviado a acabar con Scaramouche, quien ya había dejado atrás el teatro.

Tras una pelea infernal, André no pudo acabar con la vida de enemigo. En sus ojos vio la piedad; André fue magnánimo… tiempo después André -que a esa altura ya era Scaramouche, el revolucionario-, descubrió que su rival del ayer era en realidad... su hermano de sangre…

Nunca se dijo si Scaramouche existió realmente. Lo cierto que se convirtió en un clásico literario, del estilo de obras como Los Tres Mosqueteros, de Alejandro Dumas, variando en géneros como el melodrama, la representación del mundo de la nobleza, el ambiente prerrevolucionario y a la vez decadente de la nobleza.

En 1950 se estrenaría la película, cuyo papel de André fue encarnado por Stewart Granger, precursor de los actores de aventuras como luego serían Errol Flynn y más cerca, personajes como Indiana Jones.

25/11/08

Buenas noches; buen provecho



Todo comenzó cuando en un taller de teatro tuve que basar mi personaje en un ex boxeador de caída libre. Así fue que vino a mi mente el protagonista de la película Gatica, el Mono, dirigida por Leonardo Favio…Pero quien era Gatica realmente?

Tenía 38 cumplidos pero parecía de 60 cuando murió. José María, el Mono, lo había visto casi todo. Esa imagen, tirado en la calle, borracho, víctima del accidente que lo llevaría a la muerte nada tenía que ver con quien había sido el gran campeón del “pueblo peronista”. A Gatica, la popular lo llamaba el Tigre mientras la “platea”, lo denominaban el Mono, apodo que se finalmente se perpetuaría en él.

Gatica debutó como profesional del box en diciembre del 45, venciendo a
Leopoldo Mayorano. Había llegado a la ciudad Capital argentina a los 7 años de edad proveniente de San Luis. Comenzó a ganarse la vida lustrando zapatos en Plaza Constitución. Así fue como de chico a piñas limpias defendía su espacio. La calle no perdona. Un día lo vio Don Lázaro, un peluquero que vivía por allí. Obnubilado por esas trompadas, el peluquero le ofreció a José conocer incursionar en el boxeo. Antes, Gatica comenzó a intercambiar golpes con los marineros extranjeros que pasaban su tiempo de entretenimiento a puro puños en un ring por un par de pesos ubicado en un bar de mala muerte del barrio San Telmo, cerca del viejo Puerto Madero.

Terminados los marinos, de la mano de Don Lázaro, el Mono comenzó una carrera boxística repleta de éxitos. Los empresarios del entonces miraban con éxito a este puntano que batía récords en el Luna Park cuando enfrentaba a su clásico rival, el rosarino Alfredo Prada. Con Prada se enfrentaron seis veces y ganaron tres cada uno. La última pelea, en 1953, significó la derrota de Gatica y el comienzo de su decadencia.
En 1950, el entonces presidente Juan Domingo Perón le había mostrado un gran aprecio; Perón era un aficionado al boxeo y pidió que se lo presentasen, Gatica, con desparpajo, lo saludó con una frase mítica: “General, dos potencias se saludan”. Incluso, ese Gobierno peronista financió el primer y único viaje de Gatica a los Estados Unidos en busca de un título mundial; la gira comenzó con éxito, derrotando por knock-out a Terence Young. Luego el campeón mundial de la categoría, Ike Williams, le ofrecería un combate sin poner en juego el título en el Madison Square Garden de Nueva York; fue en 195 y el Mono fue ampliamente derrotado.

Al regresar a la Argentina, entre 1952 y 1953 Gatica ganaría aún trece combates, El 16 de septiembre de 1953 su archirival Prada, lo derrotó duramente.
En septiembre de 1955 los militares derrocaron al gobierno democrático peronista. El gorilaje pisó fuerte en todos lados. La Asociación Argentina de Boxeo no fue la excepción y lo sancionó de por vida a Gatica con no pelear nunca mas en un ring. La Libertadora decía que el Mono era un “militante peronista peligroso”. Gatica era analfabeto, no votaba y sólo quería a su “Perón y Evita”, y curiosamente su reinado fue igual: 1945-1955, por Doc 9.
Gatica volvió a la pobreza, a diferencia de su eterno rival Prada, que dejó el box haciendo algún dinero.

Su ex rival Alfredo Prada lo invitó a trabajar a su restaurante, Los Campeones, ubicado en el corazón de la Capital porteña. La labor de Gatica consistía en estar en la puerta recibiendo a los comensales con un “buenas noches, buen provecho”. Un día, víctima de una burla de un cliente, renunció.
Martín Karadagián, un empresario mediático que había montado una troupe de luchadores, también quiso darle una mano a Gatica, invitándolo a combatir en un show realizado en la Bombonera, el estadio de Boca Juniors. El Mono, saldría lastimado de por vida en una pierna.

El 10 de noviembre del 63 fue a vender unos muñequitos a la cancha de Independiente. Su borrachera no le dejó hacer pie en el estribo del colectivo; lo que no pudieron la pobreza, el hambre, el desprecio, los militares, las piñas, Prada, lo pudo ese bondi que lo atropello.
Gatica no tenía amigos, sólo algunos tipos que estuvieron con él en su época buena, Nunca en la Federación Argentina de Box desfiló tanta gente como en su velatorio, ni siquiera la muerte de Ringo Bonavena, por Doc 9. Hombres y mujeres hicieron una colecta y compraron una corona que decía: "El pueblo a su ídolo". Dicen que el cuerpo tardó horas en llegar al cementerio de Avellaneda.

Buenas noches y buen provecho, Gatica, en este Apunte, tu recuerdo

15/11/08

Arbolito, el justiciero

- Usted será encarcelado en una cárcel de mujeres, porque además de injuriar la memoria de un héroe de la Patria, usted no es suficientemente hombre...
¿Qué había hecho Osvaldo para que lo manden a encerrar casi 2 meses; a que Prócer había ofendido?... la historia cuenta que en marzo de 1829 el entonces Presidente de las Provincias Unidas, Bernardino Rivadavia, priorizando los intereses de los estancieros sobre tierras vírgenes, designó por decreto a un mercenario oriundo de Prusia, llamado Federico Rauch; su misión exterminar: a los indios ranqueles, personas naturales de estas pampas americanas.
Los métodos de este matador que años atrás había servido a Napoleón Bonaparte, eran bastante sanguinarios; Rauch se ufanaba de su practicidad: "ahorremos balas, degollemos a los salvajes ranqueles, porque estos no tienen salvación sino no tienen sentido de la propiedad".
El prusiano había llegado a Buenos Aires y de movida arrasó con todo aquello que olía a aborigen nativo, mandando a violar a sus mujeres, destrozando su arte y cultura, arrebatando miles de cabezas de ganado. Rauch contaba entre sus hombres a los soldados que años atrás habían aprendido a asesinar en la Guerra librada contra el Brasil por la adquisición del territorio de la Banda Oriental (hoy Uruguay). El futuro golpista y -verdugo de Manuel Dorrego-, el general Juan Lavalle era uno de sus soldados preferidos.
Lo que no intuía el prusiano Rauch es que alguien estaba observando su modus operandi de la muerte. Sucede que una vez que el genocida terminaba su obra de destrucción, arengaba para donde haya arbustos y campo cerrado. Por semanas alguien, lo estaba mirando. Era un muchacho delgado pero robusto, alto y bien melenudo. De lejos, con su larga cabellera parecía un pino, su nombre Nicasio Maciel, más conocido como Arbolito.
Los días se sucedieron, Arbolito observaba, esperaba, y cuando pudo, tal un tigre esperando su víctima, boleó el caballo del prusiano genocida y degolló al General europeo.
La poderosa provincia de Buenos Aires lamentó la muerte del prusiano como nunca lo hizo con los miles de nativos que se exterminaron por sus órdenes. Hasta homenajeó al militar muerto denominando Ciudad de Coronel Rauch a una porción del territorio bonaerense. Pasaron casi 180 años del ajusticiamiento del genocida europeo. Pero en 1960, Osvaldo, que estaba investigando la matanza de cientos de obreros en la Patagonia a manos del gobierno del radical Hipólito Irigoyen casi 40 años atrás, comenzó a hurgar en la identidad perdida del justiciero Arbolito. Aunque muy poco se sabía de él, Osvaldo descubrió que su nombre era Nicasio Maciel, a quien Rauch le había asesinado a muchos familiares y amigos. Osvaldo comprendió que con Rivadavia y el prusiano comenzaba la “limpieza” de los verdaderos dueños de las tierras que cincuenta años después culminaría el dos veces presidente de la Nación, Julio Argentino Roca con su Campaña del Desierto.
Se avecinaba otro golpe de Estado en esa Argentina de 1962. En poco tiempo, la militar Revolución Argentina se iba a ser cargo del timón del Ejecutivo. Pero Osvaldo siguió su lucha, viajó a Coronel Rauch y contó la historia de Arbolito.
Apenas llegó a la Capital Federal fue detenido y enviado a la cárcel de mujeres. Al salir, la lucha por revindicar a Arbolito continuó. A Osvaldo siquiera pudo frenarlo los sucesivos golpes militares. Hace menos de un mes, en este 2008, vecinos de la ciudad de Azul, en Buenos Aires, impulsaron el cambio de denominación de una de sus calles, llamada Coronel Rauch, por el nombre de Arbolito. Osvaldo estuvo presente allí, junto al grupo musical de nombre Arbolito en reconocimiento al justiciero.
Este Apunte quiere ser un reconocimiento de la pelea que esta llevando el gran escritor Osvaldo Bayer, el autor de la Patagonia Rebelde, mentor de la campaña Awka Liwen que propone erradicar de todos los espacios públicos del país a los monumentos que homenajean al general Roca y denominar Arbolito a la localidad Coronel Rauch.
“Es increíble la forma como se repartió la tierra después de la Campaña del Desierto; alcanza con ver el resultado que sacamos del Boletín de la Sociedad Rural Argentina fundada en 1868, que entre 1876 y 1903, pasó a tener 41.787.000 hectáreas de terratenientes, principalmente de la familia Roca y la familia y la familia Martínez de Hoz, del clan del que iba a ser ministro de Economía de la dictadura militar de 1976”, dijo alguna vez Osvaldo.
Nada es casualidad. Osvaldo Bayer es un luchador, un revolucionario…esta historia de Osvaldo fue primordial para el nacimiento de la banda de rock/folclore: Arbolito, esa que escucha Verónica. Pero por ahora, gracias Osvaldo, el alemán¡¡ uno de mis maestros en periodismo.

6/11/08

Y, lo peor son los chupamedias


Ese día la batuta de la sesión la tenía Antonio Cafiero. El Senado de la Nación tenía todo preparado para aprobar a los dos legisladores de las provincias argentinas de Chaco y Corrientes. Corría el año 1998. El presidente de la Nación era Carlos Menem y si bien la Constitución Nacional reformada cuatro atrás estipulaba que los legisladores serán elegidos por el voto directo del pueblo, allí los dos faltantes de dichas provincias completarían el cuerpo legislativo a la vieja usanza constitucional, es decir los miembros serían elegidos por las Legislatura locales. Y los gobiernos opositores al Ejecutivo nacional en Chaco y Corrientes eligieron hombres del mismo color político; sólo que una vez la maquinaria del poder menemista desconoció esa voluntad en el Congreso de la Nación.
El vicepresidente de la República suele ser el titular natural del Senado; pero ese día estaba de licencia y el timón recayó en el “buen alumno” Cafiero, - al que Juan Perón decía que era rápido para los vueltos- quien iba a cumplir a rajatabla las órdenes de la Rosada comandada por el patilludo riojano. Consciente del robo de la banca, el senador radical chaqueño Luis León, pidió la palabra y desafiante, contó esta historia ante los ojos del obsecuente Cafiero, que paso a despuntar:

En 1952, León era un destacado bioquímico que trabajaba en varios hospitales públicos. Un buen día llegó a uno de esos nosocomios, el ministro de Salud de ese primer gobierno peronista , Ramón Carrillo.

El funcionario tuvo una reunión con los profesionales más destacados. Entre ellos estaba el laborioso León. El ministro terminó un imponente discurso con una frase fulminante: “somos todos argentinos, buenos médicos que dejan la vida por el otro y grandes peronistas”. León no dudo en levantar la mano: “disculpe doctor Carrillo; argentino, médico y todo por el prójimo sí; lo de peronista no porque yo soy radical”…al poco tiempo León fue dado de baja y despedido de los hospitales. A sus manos llegó el telegrama firmado nada menos que por Juan Perón, presidente de la República Argentina.


En ese recinto colmado, León continuo relatando su historia. Su par Cafiero lo miraba. El radical contó que habían pasado más de 20 desde su expulsión. Pero en ese 1973, en la quinta de Olivos, ahora acompañando como delegado del eterno rival y luego amigo, Ricardo Balbín, León se le acercó a Perón que tras una larga proscripción retornaba a una Argentina vapuleada y aprovechó para contarle al viejo General, la causa de su expulsión. Al finalizar el médico radical, Perón fue contundente: “sabe que pasa doctor León…lo peor de un gobierno son los chupamedias”. El bioquímico y político radical allí se enteró que Perón no había firmado nada, que de saberlo jamás hubiese dejado ir a un buen profesional en tiempos en que los hospitales públicos eran un orgullo.

Al terminar el relato, la cara de Cafiero lo decía todo. La historia volvía a repetirse, y el chupamedias era él.

En su gran obra El Príncipe de 1513, Nicolás Maquiavelo sostenía que el gobernante tiene como misión la felicidad de sus súbditos y ésta sólo se puede conseguir con un Estado fuerte, y para conseguirlo tendrá que recurrir a la astucia, al engaño y, si es necesario, a la crueldad. Que mejor que un obsecuente, un alcahuete, un entregador, un buchón. Y ese día, el hoy viejo radical León, hizo eco de lo que a modo de disculpas le había dicho el General Perón; que lo peor de un gobierno, de ayer, de hoy; son los obsecuentes chupamedias.

30/10/08

Mundial de Fútbol 2018 en la Argentina?


En este mes aniversario de estos Apuntes –cumplieron un año- he decidido dar a conocer la última encuesta, la más larga, la que duró un año y tener por culminada la primera etapa de encuestas que arrancó con Las Chicas Porteñas son más Caraculicas y Los Presidentes argentinos; mejor Arquitectos? .En esta oportunidad, el tema fue ¿Donde debería realizarse el Mundial de Fútbol del año 2018?; en 370 días, de un total de 381 votos, un 107 personas eligieron a la Argentina como país organizador, tal fue en el año 1978. Apenas este país fue superado por un voto; 108 personas eligieron Australia como sede el hipotético Mundial; en Oceanía aún no se realizó a lo largo de la historia del fútbol, este máximo evento. Si, la ciudad de Sidney, fue sede de los Juegos Olímpicos del año 2000.
En tercer lugar, unas 65 personas eligieron México como preferencia a organizar la gran competencia, tal lo hizo ese país en 1970 (campeón Brasil) y 1986 (campeón la Argentina). Precisamente, decidí Apuntar esta encuesta cerrada el día del cumpleaños del flamante técnico de la Selección Nacional; el D10s Diego Maradona. Con 55 votos, sigue Marruecos, cerrando con 46 escaños, la europea Suecia, sede del Mundial de 1958.
El estar Australia a contramano del mundo, más su poco peso en el terrero del fútbol internacional, relega sus intenciones. La última vez que se organizó un Mundial en Sudamérica fue hace 30 años, en una Argentina dictatorial.
¿Qué falta para que los argentinos y cualquier otro país hermano organice un Mundial?, ¿estamos en condiciones, en que fallamos, somos inseguros, falta capacidad hotelera, mejor trato a los turistas? Sea como sea, mientras Brasil se postula para el 2014, y con Maradona ahora nuestra Selección busca clasificase para el Mundial del 2010 en Sudáfrica, 107 personas creen que la Argentina, desde sus 6 estadios mundialistas, sus hermosas provincias y ciudades, esta capacitada para organizar el Mundial 2018, cuyo único superador por un voto, es la poderosa y lejana Australia… volveremos a tener un Mundial en nuestra Argentina?...

24/10/08

1 año de vida del Doc 9

Mañana, estos Apuntes del Doc 9 cumplen un año de vida. Recuerdo como si fuera hoy cuando palpitando las elecciones presidenciales del 2007, la persona que está detrás de Quichicientos me mostró el espacio cibernético y el llamado mundo blogger. Con unas ganas enorme de escribir y canalizar un montón de cosas para decir, comencé a darle forma a estos Apuntes que no quieren ser más que otra cosa que reflejar una narración a partir de un gusto personal o un recuerdo que no sólo quede en mi, sino poder compartirlo, dividido en 6 Secciones separadas en temas que me gustan como Política, Historia, Derecho, calle, Boxeo, Fútbol, y otras. A lo largo de un año he conocido otros espacios, otras personas “cibernéticas” encantadoras e interesantes y para nombrar algunos como el Iluso Careta, Wonder Woman, ADN, H y su cine, Peralta el Puteador, el Horacio, Nicéforo, Bitter, La Pasajera, Ely, tantos otros. Por eso quería compartir este primer cumpleaños con todos ustedes, con quienes me siguen. Mi mayor deseo es que el Apunte que sea deje algo, enseñe, genere un debate. Vienen tiempos de reflexión en el mundo y en la Argentina. Por eso, más que nunca, no hay que dejar de apuntar, pensar, debatir, decir y reclamar. Gracias a todos.

17/10/08

El Negro...

El 17 de Ocubre de 1945, no es un día más para los argentinos. En su aniversario número 63, quería volver a compartir en este mes conmemorativo del Doc 9 (cumple 1 año) con todos un viejo Apunte sobre el Negro, mi abuelo y ese día ta particular para él y para mucho. El Apunte es de fecha 9 de abril de este año. Fue, además, el más comentado.

El Negro no improvisaba. Conocedor de las mañas políticas y sindicales, intuía que el Presidente Farell no iba a tener al poderoso secretario de Trabajo y Previsión de la Nación mucho tiempo más encerrado en esa Isla Martín García, lugar rústico si los hay, en la que el propio Domingo Sarmiento en tiempos remotos, había soñado como un posible escenario para montar la mismísima Capital Federal de la Argentina.El Negro no era socialista ni comunista. Únicamente sabía defender a sus compañeros de trabajo de la fábrica textil ante cada trastada patronal. Todos ellos eran miembros de la Asociación Obrera Textil de la sección de la ciudad de Quilmes, donde vivían. Eran tiempos duros para los trabajadores, quienes casi no tenían acceso a los derechos y beneficios sociales, y en ellos sólo reinaba el triste recuerdo de la llamada Semana Trágica, mote que remonta a represión y a la muerte de mil obreros que intentaron reclamar por esos derechos. La realidad política tampoco era mejor. Con el golpe militar a la democracia en 1930 –que sería el primero de la historia -, comenzó a rugir la denominada Década Infame, mote popular para esos años de fraude electoral y canalladas compartidas entre el Ejército y la clase política/económica. Esa conjugación duraría hasta fines de la Segunda Guerra Mundial. En 1943, los militares volverían a tomar el poder; sólo que en ese gobierno castrense seguirían participando personajes del régimen caído de la Década Infame. Dentro de ese Ejército, había un sector llamado Grupo de Oficiales Unidos (GOU). Allí se destacaba un coronel que había sido designado por el nuevo Ejecutivo para estar al frente de la Dirección Nacional del Trabajo. Su nombre Juan Domingo Perón, quien a poco de asumir jerarquizó ese organismo elevándolo a Secretaría de Trabajo y Previsión de la Nación. El ahora secretario recibía a los trabajadores, los escuchaba, cumplía con ellos. Se crearon nuevos gremios, se profundizaba la relación con los empresarios. Por eso el Negro viajaba seguido a la Capital, porque era la voz de los trabajadores textiles frente a los funcionarios de Perón. Allí, cuentan que el Negro se hizo muy amigo de los abogados que trabajaban para otorgar la personería gremial a los nuevos sindicatos. “Abogados buenos; hay que cuidarlos que no abundan”, solía decir el Negro, sin soñar que casi siete décadas después su nieto sería uno de esos letrados cercano a los sindicatos. Pero volviendo al tema, el Negro solía concurrir a esa Secretaría, incluso a veces en compañía de esposa Angelita y su hijo Mandy. Así, se consiguieron beneficios jurídicos como el pago doble por indemnización, el preaviso, el cobro por ausencias por enfermedad, las vacaciones, el aguinaldo. Antes, nada de esas cosas se cumplían.El Negro no hacia política. Sólo apuntaba a la defensa de sus derechos laborales y los de sus compañeros. Por eso no dudo, de ir con todo y con todos a la Plaza de Mayo, cuando alguien le comento que “pusieron preso a Perón”. Eran las 16 de ese día largo e histórico de que sería el 17 de octubre de 1945.“Queremos a Perón”, “queremos a Perón” o “yo te daré, te daré niña hermosa, te dará una cosa, una cosa que empieza con P: Perón”, eran algunas de las canciones que vociferaban las enormes columnas que pedían por la liberación del secretario de Trabajo camino a la Plaza de Mayo, símbolo de la política argentina. Venían de todas partes; deSan Martín, Avellaneda, La Plata, Lanús, Gerli, Barracas, de los talleres de Chacarita, de Parque Patricios; de las fundiciones y acerías de Lomas de Zamora; y eran de todos los oficios; torneros, mecánicos, fundidores, peones. La movilización de los textiles de Quilmes vino encolumnados con el Negro. Hacia las 23, miles de trabajadores reclamaban la liberación del funcionario que el propio gobierno encarceló.- Que hacemos Perón?, dicen que le preguntó el Presidente Farrel a su funcionario detenido, ahora en las cercanías de uno de los balcones de la Casa de Gobierno.- General, tenemos que llamar a elecciones.- Pero con “estos” que hacemos, van a quemar la Rosada, que sugiere, repicó Farrel- Presidente, es el pueblo, que quiere elecciones ya, contestó el secretario de Trabajo.- Perón (Doc 9), déjese de joder con las elecciones, eso sucederá, palabra de honor pero ahora, saque a estos locos de acá, que se vayan¡¡Perón habló frente a esos trabajadores, entre los que estaba el Negro. Tres meses más tarde, en febrero del 46, ganaría las elecciones presidenciales frente la Unión Democrática que contaba con el apoyo del embajador de los Estados Unidos. En la familia, dicen, que fue uno de los días más felices del Negro… mi abuelo, un dirigente sindical de otros tiempos.

9/10/08

Adiós, Terminator

Sebastián entró llorando. Cerró la puerta de entrada de su habitación con furia con los ojos hundidos en lágrimas. Raro, porque hacia unas pocas horas se había ido de la casa paterna a juntarse con los pibes camino al boliche ese de Lomas de Zamora, partido de la zona sur de la provincia de Buenos Aires. Sebastián tiene 22 años recién cumplidos. Seba es un buen pibe, de barrio, nacido en (Temperley, por Doc 9) uno de los suburbios de esa tierra argenta. Estudia contabilidad, la ciencia de los números. Trabaja unas seis horas en la inmobiliaria de su tío, el padre de Juan, su primo abogado, doce años mayor que él. Juancito, como le dicen todos, es una especie de hermano mayor de Sebastián, hijo único de Roberto y Alicia. Seba, espera ansioso los sábados y domingos. Ir a la noche de Lomas, es una de las cosas que más le gusta. Por eso se bancó como un señor las dos veces que lo rebotaron de ese boliche. Pero ese sábado no. No cuando le iba a declarar su amor a Cecilia, una ex compa de secundaria que en los últimos tiempos estaba más linda que siempre. Estaba contento Seba, porque durante la tarde de ese sábado y parte de la noche, estaban en su casa paterna, sus primos, y también Juan y sus padres, es decir sus tíos. Su primo abogado hacia tiempo se había olvidado de sus épocas de boliches y que a estos se ingresa a partir de las 2 o 3 de la mañana, cuando la onda pega más. Por eso toda la familia le hizo el aguante a Seba, hasta que lo pasen a buscar Dario y Leito y de allí, si, con el viejo Peugeot 504 salir para Lomas que no estaba tan lejos del barrio porteño San Cristóbal, el lugar de crianza de Seba.
Por eso todos se alarmaron cuando a poco irse de la casa ante el saludo de todos los parientes, volvió, casi lagrimeando.
- Que pasa Seba, que pasó?, interrogó mamá Alicia.
Un silencio de cementerio emanó de la pequeña habitación se Seba.
- Abri, che, que carajo pasó… comenzaba a perder la paciencia, papá Alberto.
Con su primo Juan, Sebastián se confesó: -Entraron todos, loco, todos menos yo; me reboto ese patovica del orto, forro de mierda; decía que yo era un negrito que no podía ingresar, que me había agarrado a piñas el viernes pasado, y es mentira¡¡ rugió Sebastián.
Juan le creyó de inmediato. Conocía a Seba. No titubeo a pesar de su reciente título de abogado. Sabía que tenía un escudo en la ley; y la 23.592, es clara: nadie puede negarte la entrada a un boliche o bar o cualquier lugar público por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, sexo.
Regresaron al boliche en el viejo Peugeot. En la puerta aguardaban los leales Darío y Leito. Y ese patovica, un clon mezcla de Terminator con el devenido custodio oficialista, Jorge Acero Cali atornillado en la puerta.
Juan se presentó. Le pareció que los anabólicos para los bíceps de ese grandote atentaron en sus oídos; no le dio bola. Rápidamente fueron camino a la comisaría próxima al boliche y luego al juzgado civil de turno que costo horrores encontrar.
Aparte de los amigos, Juan consiguió otros testigos. También llamó al celular de un colega, ex profesor suyo en la Facultad, que aportará pruebas y una posterior resolución que podrán ser de utilidad en un juicio contra el boliche.
Esa noche no sólo Sebastián logró declararle su amor a Ceci en plena pista del boliche. Sus amigos, Dario y Leito despuntaron gratis mas bebidas de la barra.
Ese anabolizado Terminator, ahora ex patovica, no volverá a trabajar allí. Eso se lo aseguró el encargado del lugar al abogado Juan, el nuevo ídolo de muchos en Lomas y más que nunca de su primo hermano, Sebastián.

1/10/08

Polaco y bien argentino




Viajante por naturaleza, a Miguel ese 1939 lo sorprendió en la ciudad de Buenos Aires, en la Argentina, mientras los nazis arrasaban Europa. Miguel, judío de pura sepa intuía que en su casa ubicada al sur de Varsovia, en Polonia, su familia no la estaría pasando nada bien.
Tres años atrás, Migue había cosechado una medalla para su país en las Olimpiadas de Berlín, y por ende conocía el poderío alemán. Los estragos de muerte de manos del nazismo (Doc 9) repercutían en todo el mundo. A los 30 años de edad, Miguel perdía a su joven mujer, a sus pequeños hijos, a sus padres y sus hermanos. La fatal noticia lo sorprendió en esa Buenos Aires de la Década Infame (Doc 9), ciudad en la que se desarrollaba la VIII Olimpiada de Ajedrez, en la que Migue representaba a Polonia. La soledad lo invadió. Entendió que la vida golpea duro cuando quiere. Lloró, se deprimió. Decidió quedarse a vivir en la Argentina (Doc9), y adoptar esa nacionalidad. Miguel se refugió en lo único que tenía, en aquello que le permitió conocer lugares, representar a su país… el ajedrez, que es un deporte para algunos o uno de los juegos de mesa más populares del mundo, una especie de resumen de una guerra, un arte, una ciencia en el cual dos personas se enfrentan. El ajedrez fortalece el intelecto. Desarrolla la paciencia, el concepto del estratega, de la inteligencia. Dicen que fue llevado a España por los árabes, cerca del año 1200. La primera referencia en Occidente es el Libro de los Juegos, mandado hacer en el s. XIII por Alfonso X el Sabio.

Sea como sea, Miguel aprendió a leer y hablar español y se radicó en la capital argenta. Luego se mudó a la ciudad de Mar del Plata. Representaba a la Argentina en competencia que fuere. Compitió con los mejores ajedrecistas del mundo como Boris Spassky, David Bronstein , Mark Taimanov y los juveniles Bobby Fisher y Anatoly Karpov.

En octubre de 1943 estableció el primer record mundial de partidas simultáneas a ciegas en la ciudad de Rosario, en la sede del Círculo de Obreros, jugando contra 40 tableros. Con la camiseta argentina, en enero del 1947 en San Pablo, Brasil, y ante representantes internacionales, Miguel superó su propio record al enfrentarse a 45 tableros y 83 participantes que eran relevados a medida que se cansaban.

En 1948 conoció a una mujer argentina de la que se enamoró. Vinieron los hijos, luego los nietos. Y siempre el ajedrez. Compitió en todas partes del mundo. En 1964, el flamante gobierno de Fidel Castro, en Cuba, lo invitó a participar de un destacado torneo. Miguel, les ganó a todos, lo que valió la categoría de Gran Maestro Internacional.

Pero Miguel tuvo un desafiante, alguien que desde su mirada de niño, quedó sorprendido con sus jugadas en ese torneo en la Buenos Aires de 1939; ese año que tanto cambió la vida de Miguel. Ahora ese pibe era el ministro de Industria de Cuba, el Comandante Ernesto “Che” Guevara que como Miguel tomó otra tierra como su familia. Al líder argentino le fascinaban todos los deportes. Pero el ajedrez era su favorito. Ni la Revolución ni sus responsabilidades como dirigente de la flamante Cuba pudieron apartar al Che del ajedrez. Era famoso su tablero, en medio de armas y sus instrumentos de médico en plena batalla para liberar al pueblo cubano. Al que tenía de “hijo” era el propio Fidel Castro, con su partida de jaque mate en tres jugadas.
Pero con Miguel no pudo. Se hicieron amigos en ese torneo de La Habana denominado Capablanca.
La historia es conocida. Guevara no pudo seguir su camino. Miguel siguió llevando la bandera argentina a todos lados. Conoció a líderes como Nikita Kruschev, John Kennedy, el mariscal Tito, Fidel Castro, Juan Domingo Perón, entre otros. Desde el diario Clarín publicaba notas sobre como jugar al ajedrez.
“He sufrido mucho en mi vida, pero este gran país que es la Argentina me recibió, me dio una familiar, un lugar. Soy polaco, pero amo a la Argentina como al ajedrez”.
Miguel Najdorf fue el mejor de todos. El ajedrez, ese juego tan particular, fue su vida.
Murió en 1997 en Málaga, España, a los 88 años edad. Había viajado para representar a a su país, la Argentina… este Apunte es para usted, don Miguel, su recuerdo late en cada partido de ajedrez.

12/9/08

Que no te duela Negro


Váyanse de acá¡¡, sinvergüenzas¡¡, asustan a mi hijos, miserables, cobardes, váyanse¡¡ o los saco a escobazos en el culo¡¡, que carajo sé donde esta mi esposo¡.


Ese batallón del Ejército, compuesto por unos 34 hombres armados se quedó inmune. Ángela defendía a puños apretados a sus dos retoños, Mandy y Martita, que estaban patitiesos por la escena. El Negro, su padre, hacia días que no venía a casa ni estaba por la fábrica. Era el 25 de septiembre de 1955. Al entonces presidente, electo por más del 62 % de los votos, lo habían derrocado, luego de amenazar con volver a bombardear a la gente –como lo habían hecho el 16 de junio de ese año- un sector militar denominado la Revolución Libertadora. El jefe del nuevo gobierno era el General Eduardo Lonardi, quien mediante su frase “ni vencedores ni vencidos”, quería continuar con la política nacional y popular del presidente depuesto, sosteniendo todas las conquistas sobre derechos laborales.


Pero los pares de Lonardi, Pedro Aramburu e Isasc Rojas, no estaban muy de acuerdo. Dueños de las riendas del poder, desplazaron a Lonardi y pergeñaron el decreto 4161 que establecía, entre otros puntos, la “prohibición de toda actividad peronista, tener retratos en las casas de Juan y Eva Perón. Se penaba hasta con seis 6 años de prisión, el sólo hecho de mencionar las palabras peronistas, Perón, Eva o cantar la Marcha.” Se encarceló a centenares de dirigentes. Se secuestró el cadáver de Evita. Se rompieron todos los juguetes, ropa, muebles y colchones de una fundación cuyo delito era llamarse Evita.

Si, hacia días que en el Negro (Doc 9) no iba a trabajar a la fábrica. Nadie decía nada. La sede de Asociación Obrera Textil, seccional Quilmes –donde el Negro tenía el honor de ser secretario general elegido por sus compañeros- estaba cerrada.

A fines de 55 se veía una clara división en el Ejército argentino. Estaba el ala continuista que quería prohibir al peronismo votar y así transformar al radical Ricardo Balbín en presidente. Flotaba la línea legalista, que quería devolverle la posibilidad de participar al peronismo y gruñía la línea jacobina, que odiaba al peronismo y quería fusilarlos a todos. Sería esta última, la de Aramburu y Rojas, la que se adueñaría de la escena.

Con el peronismo prohibido, el nuevo gobierno deja de considerar al Estado como centro de la economía y traslada el foco al capital de empresas privadas. Se le quita a la Nación el manejo de los depósitos bancarios; el sector del campo negocia directamente sin ningún tipo de control, se despiden trabajadores. Se negocia, a diferencia de la negación del gobierno peronista depuesto, con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El país comienza su camino de hundimiento. El peronismo estaría prohibido de ejercer sus derechos a votar y expresarse por 18 años.

Ángela no sabía donde estaba el Negro. Un obrero compañero, le había dicho que no estaba detenido ni desaparecido. Que el Negro estaba esperando instrucciones. Sabía que lo estaban buscando. Por eso, como sucedía en otros puntos del país, estaba ayudando a formar la Resistencia Peronista que latía por dos carriles. Uno, los llamados Negocistas, que creían en impulsar un diálogo con los militares, llamados “gorilas” por su rechazo a las banderas peronista. Los otros, los que formaba el Negro, eran, los Duros, que apuntaban a consensuar con los militares peronistas del Ejército, volver a los sindicatos y así recuperar la democracia.

Perón estaba exiliado en el Paraguay. Sabía que sus hombres de confianza, dirigentes como Héctor Cámpora, John Cooke – el mismo que tanto seguiría el Che Guevara- estaban gestando el espíritu de lucha de los peronistas, que como el Negro, estaba prohibidos de ejercer sus derechos a trabajar o votar. Comenzaba la guerra de guerrillas, de menor a mayor que seguiría hasta mediados de los años 70..
El General peronista Juan Valle no lo entendió así. Fue fusilado sin proceso ni juicio previo por el Ejército al que quería y pertenecía. Muchos trabajadores fueron masacrados, tal el relato que años después inmortalizaría el periodista Rodolfo Walsh en su libro Operación Masacre.


El Negro se salvó por poco. Perdió amigos; parte de él murió también. Con el tiempo, volvió a vivir junto a su Ángela, Mandy y Martita. Tras casi 20 años volvió a votar. Nunca fue indemnizado por ser despedido de la fábrica ni expulsado ilegalmente de la comisión directiva de AOT Quilmes. En 1991, murió, viendo como otro presidente peronista, menudito de patillas, regalaba todas las conquistas que tanto dolor habían costado. Pero esa, es otro historia.

5/9/08

Hombre en llamas



Parece que Bruce Banner, ese científico de historieta que al enojarse se convertía en El Increíble Hule, existe y se llama Mike Gerald. Este Hulk nació en Brooklyn, Estados Unidos en el año 1966. Perdió a su padre biológico sin haberlo conocido. Jimmy Kirpatrick, un obrero de la construcción siempre alcoholizado lo abandonó a él y a su esposa Dorna en poco tiempo de la pareja. A Mike, ni el apellido le quedó. Vagando por las podredumbres periféricas de las calles neoyorquinas, el niño Mike se fue criando junto a las peores compañías. Robó, hurtó, fue encarcelado. Desde sus 12 años se enfrentó muchas veces con la muerte. Fue arrestado 38 veces. Un día, Mike se topó con un anciano al que no pudo sorprender sacándole la billetera. El niño lloró.
- Tranquilo, nene; como te llamas?, preguntó el veterano.
- Me llamo Michael, me dicen Mike.
- Donde vivís?, donde esta tu padre?
- Vivo en Brooklyn. No tengo padre, así que uso el apellido de mi mamá, Tayson, replicó el chico.
- Mike Tayson; me gusta como nombre para un gran boxeador. Vení conmigo te voy a enseñar como evité que me robes la billetera. El arte del boxeo.

El hombre, que pasaba los 70 años, era un viejo entrenador de Catskills, un gimnasio de boxeo, que llevaba su nombre: Cus D'Amato. El anciano adoptó al chico, lo protegió, lo educó, le enseñó todos los secretos del boxeo, de ese arte de pegar sin dejarse golpear; canalizó el instinto asesino del pequeño Tayson, que a los 12 años medía 1,68 m y pesaba 80 kilos.
"Primero transformaré la chispa en una llama para que la llama se convierta en fuego, y el fuego en un incendio incontrolable”, le decía Cus a “su” Mike.
Tras una brillante carrera como amateur, Tyson ingresó en el profesionalismo en 1985, año en que ganó 14 combates, 11 de ellos noqueando a todos en el primer asalto. Ese año, Cus murió. Sobre su tumba, Mike lloró en silencio. “Te amo, papá Cus”.

Dos años después, Tayson se convertía, a los 20 años, en el campeón mundial de la máxima categoría más joven de la historia.
Sin papá Cus a su lado, Mike no supo manejar la fama alcanzada. En 1988, se separó de su esposa, la actriz Robin Givens. También demandó a su manager, asociándose con el controvertido promotor Don King, quien despidió a sus entrenadores de siempre del gimnasio de Cus. En 1990, perdió el título de los pesos pesados ante el veterano James Buster Douglas, en un combate considerado como una de las mayores sorpresas en la historia del boxeo. Dos años después, Tyson fue acusado de violar a una joven que participaba en un concurso de belleza y condenado a cumplir cuatro años de prisión.

En 1996, frente a la tumba de papá Cus, Mike lloraba abrazado a la reconquista de su cinturón de campeón mundial de los pesos pesados, que perdería rápidamente ante Evander Holyfieldy con el recordado mordisco en la oreja de este. Tayson volvería a ser sancionado. En el 2002, la paliza que le daría el ingles Lennox Lewis acabaría con su carrera repleta de estos y más escándalos.
Pasaron seis años. La llama de Hulk sigue latiendo. Hace años que no esta Cus para apagar tanto fuego… sólo está ella, la médica Mónica esposa y madre de los tres hijos de Mike, Gina, Mikey yRayna.
Cus lo amó como al hijo que no tuvo. El boxeo mundial lo abrazó, ansioso de llenar el espacio que dejaron los históricos Jack Dempsey, Rocky Marciano o Mohamed Ali (by Doc 9). Y Mónica, su mujer, lo contiene y lo alienta en sus próximos objetivos: enseñar boxeo en su viejo hogar; el gimnasio de Catskills, de nombre: Cus D'Amato y vivir en la Argentina.

28/8/08

Goeth; dos caras


Monika no tenía consuelo. Aún no había cumplido 20 años pero la imagen de su padre se le hacia añicos. Justo su papá, su ídolo, la persona que ella tanto admiraba, que sentía en cada caricia, en cada consejo, en su enseñanza y en su ejemplo abocado al trabajo y al esfuerzo.
Monika amaba a su padre, lo adoraba. Hasta que la cruel guerra terminó, cuando todo salió a la luz, cuando el rumor se convirtió en verdad. Su mamá, no lo soportó y se quitó la vida, dejando de lado el amor por su esposo, ese que todos los días volvía del trabajo con una sonrisa, un regalo; hasta a veces le hacia el amor.
Se habían conocido en Viena, la ciudad capital de Austria, cuando él militaba en agrupaciones paramilitares de muy jovencito y a poco de nacer Monika, se mudarían a la Alemania descontenta con el Tratado de Versalles, al que sentía como dueño de las desgracias germanas ante el mundo tras finalizada la Primera Guerra Mundial. Esas furias engendrarían al político que poco a poco fue ganando popularidad germana: Adolf Hitler y su partido (Nacionalistas de los Trabajadores (Nazi).


Con Monika en sus brazos fue que Amon Goeth se afilió a varios grupos paramilitares nacionalistas. Al fallecer el presidente Hindenburg, el mandamás del Partido Nazi, Hitler, tomó el poder proclamando el Tercer Reich persiguiendo a los opositores, militarizando el país y creando el peor de los genocidios. Seis millones de judíos, miles de gitanos y negros, fueron asesinados en campos de concentración especialmente creados. Al llamado campo de Plaszow-Cracovia, en septiembre de 1941 fue designado Goeth. Allí eran designados los prisioneros destinados a los trabajos forzados y a la preselección para conducirlos, luego, a los campos de exterminio de Auschwitz, Treblinka y Sobibor, al sur de Alemania.


Amon no sólo era infiel a su mujer, la mamá de Monika. Le ocultaba su verdadera tarea asignada en Plaszow. Incluso el apodo que tenía entre sus camaradas, de “Verdugo de Plaszow” por su preferencia de disparar por las mañanas con un rifle de francotirador contra los prisioneros, sin importar si eran niños, mujeres o ancianos. Hasta hizo con ellos un séquito de personal esclavo para atender sus necesidades domésticas en la casa asignada para él los lunes a viernes. Los fin de semana estaba con su esposa y su Monika, quien amaba a su padre, y quien desconocía su verdadera tarea.
Bajo su mando fueron asesinados casi 10.000 personas. Sólo el empresario nazi, Oskar Schindle logró persuadir al Verdugo y al realizar tratos comerciales en busca de mano de obra barata para su fábrica, se pudieron salvar unos 1.200 judíos.


En enero del 45, Goeth fue capturado por tropas del Ejército aliado y enviado para ser juzgado en Polonia. Fue condenado a morir en la horca, -la soga falló dos veces- ejecutado en las mismas instalaciones de Plaszow.
Su esposa no toleró la defraudación de su amado marido y se suicidó. Su hija Monika, -con los años devenida en ferviente defensora de los derechos humanos-, a poco de morir su padre, escribió un libro (Doc 9) titulado "Yo adoro a mi papá y llevo su apellido, ¿debo odiarlo?". La obra está basada en las opiniones de profunda admiración que tenía ella y su madre sobre Amon Goeth como esposo y padre de familia. Las dos caras de unos de los monstruos del Holocausto alemán.

22/8/08

Caliente como una pava


Las escenas eran fuertes, calientes. El director holandés Paul, lo sabía, pero lo entusiasmaba la idea de combinar suspenso con una alta cuota de erotismo y de belleza. Sucede que la actriz coprotagonista de la película era simplemente una hermosura. Atrás había quedado el malestar y bronca que tragó Paul, cuando la gran rubia de principios de los años 90, Kim Bassinger, se negó a participar de su film.
Por suerte para él, su amigo Kirk pudo convencer a su hijo, Michael para que acepte ser protagonista. Paul y Kirk se conocían en los tiempos en que el primero obtuvo el Globo de Oro por su films Soldaat van Oranje (Eric, oficial de la reina) estrenado en 1977.
En las cenizas del año 1989, el guión armado por el eterno amigo de Paul, Joe Esteras, -trabajaban juntos desde el éxito Robocop-estaba terminado.
Basic Instinct, (Bajos instintos) se estreno a mediados de 1992. El film, arrancaba con una insinuante escena de sexo y un posterior crimen en la cama. El hijo de Kirk Douglas, interpreta al policía Nike Curran encargada de investigar esa muerte cuya principal sospechosa es Catherine Tramell, una mujer rubia, hermosa y muy sensual que escribe novelas policíacas, y que había mantenido una relación con la víctima. Así arranca la trama con un alto contenido sexual que dura toda la película. El film obtuvo un apabullante éxito, en especial por la mezcla de suspenso y sexo agresivo. Paul se olvidó de la Bassinger y estaba feliz por haber elegido en el casting previo, a la rubia preciosa Sharon Stone.
Durante la filmación (youtoube) varias veces se ensayaron algunas escenas. Sobre todo el sexo fuerte que tenían que tener los personajes Curran y Tramell. Paul, el director pedía realismo y Sharon sabía como darlo; es que la rubia conocía bien a fondo como calentar a un hombre. Su cruce de piernas sin ropa interior en la escena del interrogatorio policial, causó sensación en todo el elenco y ni hablar de los futuros espectadores.
Paul Verhoeven, el director confiaba en Michael, -y en sus genes como hijo del gran actor Kirk-, de 48 años cumplidos, con una larga trayectoria en sus espaldas con películas como La guerra de los Rose, Lluvia Negra y el premio Oscar obtenido por Wall Street en 1987.
Pero esas constantes escenas con Sharon… algo sucedió en Michael (por El Criticón)… en las últimas escenas sólo quería poseer a su compañera, tocarla, besarla. Los gritos de corten¡¡ de Paul eran sordos para Douglas. Algunos hasta confesaron que las escenas sexuales eran reales, que Michael estaba loco por Sharon, una dama que radiaba belleza desde sus 34 años cumplidos.
Muchos hasta vieron masturbándose a Douglas…estaba loco por Sharon…la llamada hipersexualidad o adicción al sexo es una necesidad incontrolable por tener relaciones todo el tiempo, sea con otras personas hasta masturbación o consumo de pornografía. Quienes padecen esta adicción sienten necesidad de acudir frecuentemente a prostíbulos, comprar artículos pornográficos, realizar con frecuencia llamadas a líneas eróticas y mantener relaciones sexuales con desconocido. El sexo lo es todo. Y eso le estaba pasando a Michael, que ya conocía de adicciones. Por esos años estaba recuperándose de su gusto por el alcohol y el cigarrillo…y tras Sharon volvía el fantasma de la adicción sexual otra vez.
Michael ya había pasado por esto cuando terminó de filmar Atracción fatal, en 1987. Aunque es verdad, Sharon Stone no es Glenn Close, su compañera en esta película.
Lo que en un momento comienza como un desorden aislado se tornó una enfermedad. Michael no tenía control de sus actos. Perdió su matrimonio. Quería hacerle el amor a todas las mujeres que veía. Siempre pensando en Sharon, quien casi lo demanda por lesiones e intento de violación.
Si bien a partir de realizar esas altas escenas con Sharon, Douglas no pudo dejar el mundo de las drogas y el alcohol, con el tiempo lograría superar su adicción al sexo.
Un año después de Bajos Instintos, el director Joel Schumacher lo convoca para protagonizar el film Un día de Furia… y dicen que tuvo que pasar varias pruebas para cuando encaró en 1994, el film Acoso, ese que compartía cartel con la infartante Demi Moore, quien interpretaba a una jefa que acosaba sexualmente al inocente personaje de Douglas…Y papá Kirk, el amigo Paul, la propia ex compañera laboral Sharon, invocaban a los dioses para que Michael no se tentará, volver a ser adicto al sexo, que tan malo será?

1/8/08

Chicos...¿que onda entre ustedes?


Mario, Gusti, Clau y Roxi, un grupo de amigos de tantos, tenía una peculiar forma de divertirse, al menos los días viernes a la noche. Se juntaban en la casa de uno –preferentemente en lo de Mario ya que los padres salían- y se veían unas buenas pelis en video. El videoclub de Luis, no era aún del tiempo del DVD, pero los chicos se divertían con los films alquilados. Compraban gaseosas, una picada. Así, todos los viernes de un mes veían películas del género de acción, otro mes, comedias, otro, dramas.
El hermano mayor de Mario, que aún vivía en la casa paterna, solía salir esos viernes y al volver al hogar, presenciaba como el grupo de amigos disfrutaba de la peli de ocasión. Siempre el mismo escenario: los cuatro sentaditos, una picada, la TV y la video. Vaya sorpresa notó cuando escucho gadeos y gritos propios de un acto sexual emanados del televisor. Es que al grupo, que en cantidades de viernes pasó por todos los géneros fílmicos, les llegó el cine porno. Parece que la cosa comenzó cuando, Gusti(por Doc 9), el más entrador del grupo, y el que retiraba las películas acompañado por las dos amigas –Mario odiaba alquilar videos y más condicionadas- siempre recomendadas por Luis, se le ocurrió alquilar una erótica, y luego una bien porno. Mario, noviaba con Clau, un amorío que un año atrás había nacido en la escuela secundaria. Pero eran todos amigos. Nada pasaba entre ellos; bueno salvo dicha pareja cuasi formal; salían los cuatro como cualquier grupo.
Mientras se sucedían los viernes de género porno, caminando junto a Gusti, el hermano de Mario, presenció como Luis en medio de un encontronazo cálido en la calle, lo saludó al grito de: “Grande, Gusti, como estas ídolo”.
Luis no era muy dado, pero demostraba un gran cariño por Gusti, como una devoción. Así fue como el hermano de Mario se dio cuenta de la situación: Gusti iba con Clau y Roxi a alquilar pelis; la misma naturalidad de siempre, no se alteró cuando alquiló las pornos… pero a Luis no le pasó lo mismo. Su imaginación volaba: “que envidia, de este chico, las fiestas que se armará con estas dos bebés”
El hermano mayor le comentó esto a Mario.
- Mari, cuando puedas, acompáñalo a Gusti a alquilar las pornos que ustedes ven; creo que Luis se imagina cualquier cosa.
- Yo te agradezco, pero no. Son giladadas, Luis es un tipo grande y a mi, me da vergüenza cuando Gusti pide pornos, se quedando mirando, delante de todos junto a las otras dos.
Pasaron dos meses. Un día, Mario le dijo a su hermano que tenía razón, que él discutió con Clau. Que nunca más alquilaron pornos ni nada en lo de Luis… que había pasado?
Sucede que un viernes de esos, Luis, que atendía personalmente y más a Gusti, no pudo más. Se acercó a él y a las dos amigas que siempre lo acompañaba y les dijo:
- Disculpen chicos, pero no puedo más. Tengo fantasías, casi no puedo dormir… que onda entre ustedes??
Parece que el Luis se hacia la película, hablaba de fiestas, soñaba con sexo, idolatraba a Gusti, deseaba a las dos chicas…
Los años pasaron. Luis sigue con su local, ahora con los DVD. El grupo se separó… pero la fama de Gusti inventada por el dueño del video en el barrio no… y la bronca de Mario tampoco.

26/7/08

"Metralleta" López

Cuenta la historia que la banda Clandelarge se armó en las cenizas del Mundial de Fútbol de 1990, disputado en Italia En esa competencia, una Selección argentina agónica y de mucho amor propio, terminó subcampeona con Diego Maradona y el arquero Sergio Goycochea (blog) como máximas de sus figuras. También ese año era el primero de Carlos Menem en la presidencia argenta, en días en días en que el menemismo estaba pergeñando, -además de la maquinaria que regalaría todo el patrimonio estatal-, el proyecto de los indultos a los comandantes militares dictatoriales del golpe de 1976, que cinco años atrás habían sido condenados en el mítico Juicio a esas Juntas castrenses. Volviendo a los purretes músicos, estos además de artistas, eran bien valientes. Ese 1990 no era el mejor tiempo para criticar el rol de los represores en la peor dictadura que tuvo el país tras ese golpe. Pero en ese mes de agosto, apenas terminó el Mundial, Gustavo el cantante, alias el Gori, presento a la banda un tema que los demás -entre ellos Alejandro el baterista- captaron enseguida. La letra apuntaba sobre las miserias de un represor, que en esos años de plomo, se sentía amor y señor de la vida de otras personas, en medio del peor Estado ilegitimo y con las instituciones democráticas contagiadas de violencia y mas represión. Gori contó que en un acto de lucidez a la hora de titular el tema le vino a la mente un nombre que su abuela siempre repetía, influenciado por la anciana y su fanatismo por un deporte tan particular como polémico: el boxeo. La nona era una aficionada al pugilismo.
“Me gusta ese nombre; Lucio "Metralleta "Lopez tiene que ser el nombre de este tema que aluda a un miserable represor (por Doc 9)”. Así lo pensó el Gori yle dió formato musical al hit Metralleta. El tema fue un boom para esos años en que nadie se metía con los ecos de la dictadura. Finalmente, Menem indultó a las cabezas de la Junta militar y completó la impunidad.
Pero si bien el tema hacia referencia a un Lucio Metralleta Lopez, nada tenia que ver con el verdadero nombre del dueño. Es decir, el baterista Ale y los demás integrantes, desconocían que la abuela del Gori en verdad hablaba de un Lucio Metralleta Lopez de carne y hueso, que era un boxeador categoría gallo, que tres años atrás había peleado y perdido por el titulo mundial contra el mexicano Raúl “Jíbaro” Pérez, y un año antes volvería a ser derrotado frente al colombiano, Miguel Happy Lora. El hecho de haber peleado dos veces por la corona mundial en menos de un año, transportaba a Metralleta López al grupo de los pocos privilegiados en tener dos oportunidades tan seguidas para obtener el título mundial. En el boxeo perder un combate por el título mundial equivale a comenzar de nuevo. Lucio, oriundo de la provincia de San Luis no la pasó nada bien en su infancia y el mundo se le vino abajo del todo cuando fue derrotado por Lora. Alejado de su tierra natal, fundido económicamente, abandonado a su suerte por aquellos que sólo son pasajeros en el ten de la victoria, López vivió sus últimos años en la Villa Lanzone, un suburbio apoltronado como tantos en la provincia de Buenos Aires. Fallecería por su adicción al alcohol, joven.
Por eso, Ale y la trupe de Clandelarge no se vieron sorprendidos cuando cerca de. Villa Lanzone, por el año 1992, antes de que la banda dejara de sonar para resucitar como el Ave Fenix en diciembre del año pasado, sintieron cuando la gente les preguntaba a coro: "van a tocar la canción de Lucio Metralleta Lopez"... porque sin quererlo y a pesar del tenor a quien estaba dirigido a un represor imaginario, el público intuía que era la canción del Lucio, el pugilista.
En esta re versión de Clandelarge la banda ya no cuenta con Gori, radicado hace tiempo en Suiza. Me encontré de casualidad cibernéticamente con esos músicos, luego de que en un intento por homenajear a Lucio Lopez -protagonista de mis combates boxísticos imaginarios, propia de la mente de un nene de 9 años, cuando bautice a uno de mis muñecos de juguete con su nombre- buscando en la matrix google. Y el primer nombre que saltó al escribir Metralleta López, fue Clandelarge, el portal de la banda. Alejando su baterista me escribió, nos presentamos, hablamos por teléfono y aquí esta historia.. . un homenaje a Lucio, quien tras sus dos derrotas boxística, cayó en un pozo del que no pudo salir y falleció en el olvido… aunque su recuerdo sigue latiendo en mi y salvando grandes diferencias, en el viejo hit de protesta de la banda Clandelarge.

(*) Lucio "Metralleta" López es el primero de la derecha (sin bigotes)

18/7/08

Quilmes: ...que las hay, las hay


Se jactaban de no creer en fantasmas y brujas, pero el clima espeso que generan las derrotas los obligó a obrar de apuro: “Que no se entere la prensa, sino vamos a quedar como los más giles de todos”, maldecía uno hacia los otros en pleno viaje a Chascomus, provincia de Buenos Aires. Es verdad; es poco común que tres dirigentes de un club de fútbol argentino, como es el Quilmes Atlético Club, estén frente a una tumba olvidada del cementerio de ese lugar un día de enero, mes atípico de competencia futbolera.
¿Qué hacían allí?, a quien buscaban?; la historia parece propia de una película de Alfred Hitcoch, y es más o menos así:
El club Quilmes (por Doc 9), conocido en el ambiente futbolístico como los cerveceros, había descendido tras realizar una pobre campaña en la máxima división. Era la primera experiencia de los ex torneros largos, ahora divididos en dos; Clausura y Apertura. Quilmes volvería a la categoría B, tras finalizar el Clausura del año 1992. Decano del fútbol argentino –Quilmes es el primer club del fútbol argentino, fundado por ingleses en 1887, ganándole la pulseada a Gimnasia y Esgrima de La Plata- siempre fue de largas agonías por sus intentos por volver a la primera división y sentir ese coqueteo con los grandes Boca Juniors, River Plate, Racing, el Rojo, entre otros. Ese año 92 sería más duro aún.
Es que Quilmes es particular. Tiene como una especie de estigma que lo puede convertir en el mejor pero también en el peor casi al mismo tiempo. Un ejemplo fue la obtención del campeonato de 1978. Pocos años después el mismo equipo descendió.
El primer año de bajada al Nacional B, en 1993, Quilmes casi logra la vuelta a Primera. Algo parecido casi ocurrió al año siguiente, ese del Mundial yanqui del 94. El cervecero jugaba bien, allí brillaban jugadores, como Nelson Vivas… pero el miedo a otra frustración comenzó a volar. Siempre faltaban 50 para el peso. Así fue como a algunos dirigentes se les ocurrió un disparate total para algunos, aunque no algo atípico en el ambiente del fútbol, sujeto a cábalas y la magia negra: contratar los servicios de una bruja. Dicen que la idea la había tirado un viejo dirigente de Temperley (por Doc 9). Pero en el Celeste no había logrado resultados y yacía en las últimas divisiones desde el año 1987. Así igual, unos dirigentes del cervecero viajaron a Chascomús en busca de la bruja Dora. Arreglaron un precio, primero la entrega de una parte; la otra, se entregaría cuando Dora termine el trabajo que consistía en que Quilmes gané su partido, y además caiga derrotado quien lo perseguía en la tabla por la vuelta a Primera: Gimnasia de Jujuy.
Creer o reventar, el partido del Decano contra Morón fue suspendido por disturbios, pero Gimnasia cayó frente al último Douglas Haigh de Pergamino. Se cumplió lo pergeñado por Dora quien al lunes siguiente viajó a la ciudad Quilmes en busca del cobro de su dinero. Pero los dirigentes cerveceros se negaron a pagarle argumentando que si bien los jujeños perdieron, al haberse suspendido el partido, el cervecero no había ganado. Mujer de instintos, Dora discutió duramente con ellos, renunció a la deuda y sentenció con una frase que no olvidarían: “Hombres infames; condenó a Quilmes a 13 años de mala suerte; no subirán jamás a Primera”.
Días después el partido contra Morón se reanudó. Contra todos los pronósticos, el puntero Quilmes cayó derrotado 3 a 2. Luego perdió los otros partidos. Así, Gimnasia de Jujuy era quien volvía a Primera división ese año… muchos comenzarían a hablar de maldición cuando en 1995, también sopa y se erigía campeón el Huracán de Corrientes.
Entre los muchos hinchas cerveceros se corría lo de la bruja maldita. Las malas campañas se repetían. En el año 2000, Quilmes cobró el mote burloso del tricagón; perdió tres finales que lo hubiesen catapultado a Primera, frente a Huracán, Los Andes y en el sistema de Promoción, con los cordobeses de Belgrano.
Con los ojos rojos de tanto llorar cuando en el año 2001, hubo otra de tricagón, esta vez frente a Nueva Chicago y nuevamente en Promoción frente a Belgrano. Fue así que un dirigente disparó: “La culpa es nuestra; nos mofamos de esa bruja de mierda; tenemos que pagarle”… y nuevamente viajaron Chascomus, en una operación secreta, a saldar
la deuda.
Vaya sorpresa cuando se enteraron que Dora había fallecido y sus restos yacían en el cementerio de esa localidad. La bruja no tenía familiares y pocos vecinos se acordaron de ella. Los dirigentes sólo atinaron a dejar un ramo de flores en la tumba de la bruja.
Querer o reventar, el espíritu de Dora continuo castigando a Quilmes. En un partido por uno de los ascensos en el 2001, pleno día soleado, una nube que salió de la nada se adueño del cielo, o al menos del Estadio Centenario de Quilmes. La lluvia hizo del campo de juego un chiquero y Chicago derrotó a Quilmes 1 a 0 vovliendo a Primera. Algo parecido ocurrió en el 2002 frente a Gimnasia de Entre Ríos.
Dicen que fue un trabajo de exorcismo de otra bruja quien liberó al Decano de su maldición. En julio del año 2003, Quilmes logró derrotar 1 a 0 a Argentinos Juniors y así, tras casi 13 años, volvería a Primera división. Tras buenas campañas, volvió al Nacional B el año pasado… Dora no esta… pero las brujas existen o no?

4/7/08

Presidentes: mejor arquitectos que abogados?

Estos días en que el conflicto del campo parece abrazarlo todo, donde la figura de la Presidencia de la Nación Argentina asoma constantemente para bien o para mal, creí óptimo dar por culminada la segunda encuesta (por Doc ) que data de los inicios de los Apuntes del Doc 9, por octubre pasado.
Palpitando el cuarto de siglo de democracia ininterrumpida que vive la Argentina, y bajo la pregunta: Desde 1983, los presis son de profesión abogados, ¿que profesión te gustarían que sean para cambiar?, los resultados fueron sorprendentes.
La idea era elegir entre cinco profesiones. Arquitectos, Médicos, Cocineros, Dibujantes y Amas/os de casa; fueron elegidas al azar al momento de elaborar la encuesta junto al mentor de este espacio: Quichicientos. Votaron a lo largo de ocho meses, casi 200 personas. El resultado fue el siguiente: Un rotundo 75% preferiría lo que nunca sucedió en el país argento; tener un presidente arquitectos. Escaños más abajo, con 36 votos y su 18% quedaron las profesiones médicos y dibujantes. En tercer lugar cerca, de 30 personas desean que los futuros Jefes de Estado sepan de comida. Un 15% para los cocineros. Cierra el último lugar, con un 7% las amas/os de casa.
Si se adopta en la línea del tiempo la figura de Bernardino Rivadavia como primer Presidente, los argentinos tuvieron 49 jefes de Estado. De esos, la mayoría fueron abogados y militares. En estos 25 últimos años de democracia, directamente todos fueron letrados. Pero páginas atrás de la conflictiva historia argentina y su fuerte sistema presidencialista, hay párrafos que merecen atención.
La patética Historia Oficial (por Doc 9 ) habla del “Sillón de Rivadavia” al referirse a la máxima magistratura, pero don Bernardo, que era un comerciante, tuvo ese cargo efímero unas pocas semanas por decisión de la Legislatura de Buenos Aires, que tenía para esos años… las riendas del poder de lo que aún no era la Argentina. Rivadavia fue nombrado: Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata. El militar Justo José de Urquiza y su bufón y sucesor, el abogado Santiago Derqui se hicieron nombrar presidentes de la Confederación Argentina, que era una rejunte de las Provincias Unidas en la que no estaba el Estado más fuerte de lo que sería la Argentina: la provincia de Buenos Aires. Por lo tanto, a los ojos de la historia como el primer presidente del Estado Argentino unificado fue el polémico Bartolomé Mitre en 1861. En las siguientes presidencias, entre las que pasó Domingo Sarmiento, comenzaron a formarse los poderes y las instituciones que impulsaba la Constitución Nacional sancionada 12 años atrás en Santa Fe. Ese Estado quedó terminado hasta la asunción de otro militar, Julio Argentino Roca, en 1880. Para ese entonces los presidentes se elegían a dedo y uno de los grandes decisiones era el Ejército. Recién en 1916, los argentinos pusieron al ex policía Hipòlito Yrigoyen con la fuerza de las urnas. En 1930 se gestó el primer golpe de Estado. Los militares volvieron al poder. Repetirían en el 43, 55,62, 66 y el 76) Entre los años 1930 -1943 estuvo el peor fraude electoral. Esa llamada Década Infame gestó sin querer un movimiento que cambiaría la historia argentina. En 1946 se coronaría campeón de las elecciones presidenciales, Juan Domingo Perón. Tras ser derrocado, en 1955, él y su movimiento, sufrieron 18 años de prescripciones y persecuiones que dejaron el resultado de democracias débiles y más militares. En 1973, Perón volvió para morir en ejercicio de la presidencia. Su esposa, Isabel, la única ama de casa en llegar por el momento a la primera magistratura, nunca entendió de que se trataba y así, la peor de las dictaduras, para gestar el peor de los genocidios volvió a comandar ilegítimamente los poderes del Estado. Hasta llegar al triunfo del abogado Raúl Alfónsin en 1983 otra vez por las urnas.
En esta encuesta que acaba de terminar, parece que un gran porcentaje de argentinos quiere ver arquitectos en la rosada Casa de Gobierno. En Japón y en China, potencias nacionales, sus últimos gobernantes fueron de profesión ingenieros… quizá sea el momento de terminar con ese binomio abogados/militares que forjaron esta Patria desde su primer gobierno, la Primera Junta del 25 de Mayo de 1810, comandada por un abogado y periodista, Mariano Moreno y por un militar todo terreno, Cornelio Saavedra… será algún día presidente/a un arquitecto o un matemático?. Hoy gobierna la Argentina, la primera mujer electa Presidenta de la historia argenta… una abogada.