9/10/08

Adiós, Terminator

Sebastián entró llorando. Cerró la puerta de entrada de su habitación con furia con los ojos hundidos en lágrimas. Raro, porque hacia unas pocas horas se había ido de la casa paterna a juntarse con los pibes camino al boliche ese de Lomas de Zamora, partido de la zona sur de la provincia de Buenos Aires. Sebastián tiene 22 años recién cumplidos. Seba es un buen pibe, de barrio, nacido en (Temperley, por Doc 9) uno de los suburbios de esa tierra argenta. Estudia contabilidad, la ciencia de los números. Trabaja unas seis horas en la inmobiliaria de su tío, el padre de Juan, su primo abogado, doce años mayor que él. Juancito, como le dicen todos, es una especie de hermano mayor de Sebastián, hijo único de Roberto y Alicia. Seba, espera ansioso los sábados y domingos. Ir a la noche de Lomas, es una de las cosas que más le gusta. Por eso se bancó como un señor las dos veces que lo rebotaron de ese boliche. Pero ese sábado no. No cuando le iba a declarar su amor a Cecilia, una ex compa de secundaria que en los últimos tiempos estaba más linda que siempre. Estaba contento Seba, porque durante la tarde de ese sábado y parte de la noche, estaban en su casa paterna, sus primos, y también Juan y sus padres, es decir sus tíos. Su primo abogado hacia tiempo se había olvidado de sus épocas de boliches y que a estos se ingresa a partir de las 2 o 3 de la mañana, cuando la onda pega más. Por eso toda la familia le hizo el aguante a Seba, hasta que lo pasen a buscar Dario y Leito y de allí, si, con el viejo Peugeot 504 salir para Lomas que no estaba tan lejos del barrio porteño San Cristóbal, el lugar de crianza de Seba.
Por eso todos se alarmaron cuando a poco irse de la casa ante el saludo de todos los parientes, volvió, casi lagrimeando.
- Que pasa Seba, que pasó?, interrogó mamá Alicia.
Un silencio de cementerio emanó de la pequeña habitación se Seba.
- Abri, che, que carajo pasó… comenzaba a perder la paciencia, papá Alberto.
Con su primo Juan, Sebastián se confesó: -Entraron todos, loco, todos menos yo; me reboto ese patovica del orto, forro de mierda; decía que yo era un negrito que no podía ingresar, que me había agarrado a piñas el viernes pasado, y es mentira¡¡ rugió Sebastián.
Juan le creyó de inmediato. Conocía a Seba. No titubeo a pesar de su reciente título de abogado. Sabía que tenía un escudo en la ley; y la 23.592, es clara: nadie puede negarte la entrada a un boliche o bar o cualquier lugar público por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, sexo.
Regresaron al boliche en el viejo Peugeot. En la puerta aguardaban los leales Darío y Leito. Y ese patovica, un clon mezcla de Terminator con el devenido custodio oficialista, Jorge Acero Cali atornillado en la puerta.
Juan se presentó. Le pareció que los anabólicos para los bíceps de ese grandote atentaron en sus oídos; no le dio bola. Rápidamente fueron camino a la comisaría próxima al boliche y luego al juzgado civil de turno que costo horrores encontrar.
Aparte de los amigos, Juan consiguió otros testigos. También llamó al celular de un colega, ex profesor suyo en la Facultad, que aportará pruebas y una posterior resolución que podrán ser de utilidad en un juicio contra el boliche.
Esa noche no sólo Sebastián logró declararle su amor a Ceci en plena pista del boliche. Sus amigos, Dario y Leito despuntaron gratis mas bebidas de la barra.
Ese anabolizado Terminator, ahora ex patovica, no volverá a trabajar allí. Eso se lo aseguró el encargado del lugar al abogado Juan, el nuevo ídolo de muchos en Lomas y más que nunca de su primo hermano, Sebastián.

14 comentarios:

Horacio dijo...

igual no hay que ir a los lugares donde no te quieren dejar entrar

ellos se lo pierden

Horacio dijo...

aunque lo de chupar gratis estuvo bueno :P












y la mención de acero cali totalmente gratuita guachoooo

Wal*Racing dijo...

Lamentablemente hay muchos o deben haber muchos de estos lugares. En mi epoca de boliche (alla hace como 10 años), esto pasaba y mucho, pero si hoy en el 2008...es ilogico.
Ojala esto se corte en algun momento. Igual no creo q solo la culpa sea de los patovicas, sino tb de quienes los mandan.
Bien por Sebas q pudo entrar y declararse, a veces mas dificil q entrar a un boliche.
ABRAZO DE GOL.
jovellanosfc.blogspot.com

piluso dixit dijo...

Tuve parte de un boliche el los 80/90 en la zona de Martinez. El boliche se llenaba todos los fines de semana. Si la guita te entra por traer publico, que te calienta como se visten o de que color son? eso te dice lo mal manejado que estan estos negocios. Te toca un pendex pedorro que, por orden de los dueños, no deja entrar a"negritos mal vestidos". En los años que estuvo abierto el boliche, una sola vez se reboto a alguien que estaba muy borracho y venia causando problemas desde la calle.

el_iluso_careta dijo...

coincido totalmente con el 1er. coment de horacio...(también con el 2do. je)

El Doc 9 dijo...

Tal cual dic Horacio, no hay que ir nunca màs a ese boliche, pero la denuncia en el IADI la cara de orto del patovica, en fin, yo la olvido màs. la cuestiòn de Cali, bueno el hombre necesita sus sponsor y hace lo que sea para conseguirlos. El dato de Piluso es excelente, gran aporte, abrazo de gol, gracias Ilusin y al amigo Walter, ambos racinguistas del primer momento

CecydeCecy dijo...

y bueno!!!!

Hola Doc, te dejo un abracito hace rato que no pasaba por este lugarcito de lectura tan grato.

Arcángel Mirón dijo...

Me da bronca la humillación a la que someten a esos pibes.
Igual creo que la culpa no es del patovica (que es un empleado) sino del dueño del lugar.

Un abrazo, Emiliano.

Mamarracho dijo...

me encantó! son cosas que pasan

El Doc 9 dijo...

Se la extrañaba Cecy, y el concepto tuyo Gilda es lógico, la culpa en todo caso es el dueño del circo, y eso ocurre con los propietarios de los boliches, gracias Mamarracho, lo suyo siempre es para Apuntar

Wonder dijo...

Uy, que bueno!!
Pero por cada historia con final feliz, hay decenas que no lo tienen.
Lamentablemente, lo de la admisión a los boliches es moneda corriente, sin percatarse de las malas consecuencias para los pobres flacos a los que se le niega la entrada.
Besos.

El Doc 9 dijo...

Grande Wonder¡¡, se la extrañaba, en este mes aniversario del Doc 9 que está por cumplir un año, y usted no podía faltar. en cuanto a estos Terminator que cumplen órdenes; alguna vez lo sufri en carne propia. Beso grande WW

MamaBeKer dijo...

Pasaba saludarte Doc; que miedo me hibiese dado platarme frente a ese Terminator, que los Patovas lo son, no solo x los anabolicos que le dan esa forma de maquina, sino por que son una salames que no pueden decir dos palabras juntas.

Bitter dijo...

Aquí pasando a felicitarte Doc en tu mes de aniversario, siempre con buenos temas para pensar y comentar, un lujazo pasarse por tu casa Doc.

Acá y allá siguen existiendo esos sitios que te discriminan en al puerta, creo que jamás se me habría ocurrido vover con la caballería, simplemente me viro y busco lugares de mejor pelaje de los que me echen....

un abrazo Doc