4/10/09

Fantasía de verdad II



Muchos “apuntadores” han soñado con ese relato de un sueño de un perdedor de otro tiempo que se apuntó hace semanas en Doc…

Aquí un nuevo pasaje de esta fantasía de verdad:

Sí, el General Juan Perón, el presidente de la Nación, acaba de morir. Miles de personas desfilan por su ataúd para despedir al viejo líder. El vicepresidente se prepara para asumir el cargo vacante. La Argentina esta convulsionada política, militarmente, económicamente y socialmente. Sí, el nuevo presidente enfrentaba una dura realidad centrada en cinco temas como las relaciones con las Fuerzas Armadas, los empresarios, los sindicatos, la Iglesia y la guerrilla.
Era el turno de frenar el golpe de Estado que querían dar las Fuerzas Armadas. El problema era el Ejército…el nuevo presidente dio una dura pelea

Primero, reveló a fines del 75, a todos los militares golpistas y los arrestó en una unidad castrense. Ellos eran los generales Videla, Viola, Menéndez, Suárez Mason, Camps y Saint Jean; también el jefe de la Armada , almirante Massera y el jefe de la Fuerza Aérea , brigadier Agosti. Hombres leales de la democracia asumieron en su lugar, tanto en el Ejército como así ocurrió en la Armada y en la Fuerza Aérea.
“Se imputa a los detenidos el cargo de conjura para derribar al gobierno constitucional, es decir traición a la Patria.”
Pero el corazón de un golpe militar también tiene una arteria civil. Así fue que el nuevo Gobierno ordenó detener por traidores a la Patria a los civiles Victoriano Calabró, gobernador de la provincia de Buenos Aires, Alberto Alzogaray, y los empresarios José Martínez de Hoz, Franco Macri, Ernestina Herrera de Noble, Bartolomé Mitre, entre otros.

El Poder Judicial fue aún más duro. A todos les dictó la prisión preventiva y en todos los casos embargó sus bienes hasta un millón de pesos que fueron invertidos en escuelas y centros de jubilados.
El Gobierno dispuso el feriado administrativo y ordenó el acuartelamiento de todo el personal de las fuerzas armadas y de seguridad.
Lo más importante fue la convocatoria que hizo el presidente de la Nación al pueblo para rodear con un abrazo solidario la Casa Rosada y a cada intendencia y gobernación democrática.
La CGT, que era conducida por el dirigente Oscar Smith, llamó a un paro general por tiempo indeterminado “en defensa de las instituciones y del gobierno constitucional”, en el marco de “una movilización activa como pidió el compañero Presidente”.

Miles de personas rodearon a la Rosada. El Presidente salió a hablar y agradecer el apoyo a la democracia. Algunos dicen que hubo más gente que en el mítico 17 de Octubre de 1945.

Acompañaban al Jefe de Estado todos los titulares de todos los partidos políticos. Estaban presentes también los embajadores de Brasil, México, Venezuela, Colombia, Cuba, España, Francia, Alemania, Italia e Israel

El Presidente comenzó: “Gracias a un excelente trabajo de inteligencia de los organismos encargados de la seguridad del Estado y al patriotismo de todos los hombres del gobierno, hoy hemos desarticulado un golpe de Estado que se hubiera producido en marzo o abril del año próximo. De concretarse, ese golpe hubiera terminado con la democracia y provocado una oleada de sangre, persecuciones y revancha”

“Estos traidores que tienen la desvergüenza de apuntar las armas del pueblo contra el pueblo son los delincuentes más peligrosos que existen. No son ladornes comunes que roban una gallina, un automóvil o un banco. Son criminales muy peligrosos porque en un solo acto pretenden robarnos al mismo tiempo la Nación , la democracia y la esperanza”, continuó.

Finalmente, el primer mandatario remató: “Ahora me van a disculpar pero, como se imaginan, tengo mucho trabajo que hacer porque hay varios golpistas que todavía están sueltos. Les propongo que vuelvan a sus casas para visitar a la familia, comer algo y descansar un poco. Después les pido que vuelvan aquí con carpas, con linternas, banderas a Plaza de Mayo. Dejen a los chicos con los abuelos y vengan con la patrona, vengan con sus compañeros de estudio o de trabajo; vengan con radios y con guitarras a compartir las ollas populares; vengan a pasar la noche, ya que estamos en noviembre y no hace frío”.

Ese día fue una fiesta y le punto de partida de otra argentina. Los golpistas, tanto militares como civiles pasaron más de treinta años en la cárcel. Todos murieron en prisión. Jamás hubo ni leyes de perdón para todos ellos; mucho menos indulto presidencial. El Ejército fue más leal a la memoria de Manuel Belgrano (Doc 9 encuesta)que nunca, siempre velante de la Constitución Nacional y la democracia. Y el castigo a los golpistas, militares y civiles: presos de por vida por traición a la Patria.

7 comentarios:

el_iluso_careta dijo...

me pone la piel de gallina...
haber podido vivir el encierro de semejantes hijos de puta...
escuchando 07) Orion\METALLICA\[1986] Master Of Puppets

Tomás Münzer dijo...

Soñar no cuesta nada...

El Doc 9 dijo...

Es otro pasaje de esa novela que algun día será públicada, de algo que no fue, que quizá, será en otro tiempo. Abrazo

Stanley Kowalski dijo...

Es un relato estremecedor, doc, impresionante!

Gracias por pasarte, un abrazo.

Bitter dijo...

Ese si que es un sueño compartido Doc, ffiiiu los ijoeputa agun dia pagarán, sino es en esta será en la otra vida...la de los sueños
besos

El Doc 9 dijo...

Bitter , Stanley, quizá algún día salgamos del fondo los argentinos y seamos esa potencia que hoy es Brasil. Yo tengo fe que asi será. abrazo grande a todos

Radio Bemba dijo...

si por lo menos hubiese tenido un poco de huevos para hacer al menos un pelito de lo que pasó en este sueño...
ya se una peronista no puede decir estas cosas en público, ya tengo una vocesita cagandome a pedos por esto... pero acá no estoy en un espacio público, estoy entre amigos... y digo lo que a me sale, amén!
nos vemos mañana en el congreso Doc.