21/11/09

Sam, el fugitivo




A fines del año 1993 se estreno la película yanqui el Fugitivo, protagonizada por Harrison “Indiana Jones” Ford, cuya trama era la del médico Richard Kimble –Ford- que escapa de las garras del detective, Philip Gerard –Tomy Lee Jones- a raíz de un crimen que no cometió: la muerte de su propia esposa.
Pero pocos han dicho que el guión de la película, fue historia una verídica.
La trama trágica del Dr Richard Kimble sucedió a mitad de los cincuenta en un pueblito de Ohio. Parece que una fría noche de julio el dentista Sam Sheppard, escuchó a su mujer, Marylin, llorando en el baño. De pronto el silencio; cuando abrió la puerta, su mujer estaba tirada en el piso incrustada en sangre, desnuda, con las rodillas sobre el pecho y colgada, ahorcada con su propia ropa. De la vagina salía un líquido verdoso al igual que de la boca. Le palpó las muñecas. No había pulso, no había vida.
Asustado, el dentista vio como se a los lejos se alejaba un hombre enorme, musculoso.
Sam hizo la denuncia policial, quedando él detenido. Nadia creía en su historia y encima, ese líquido en el cuerpo de la muerta era su propio semen. Sam y su mujer habían tenido relaciones sexuales horas antes. Las cosas se empeoraban y el dentista se sentía en el banquillo de los acusados; ¿cómo podía ser que nadie le crea?, acaso él no era también víctima?
Hay que reconocer que el matrimonio no pasaba por su mejor momento. Habían perdido un bebé, su único hijo, años atrás. Sam frecuentaba el alcohol y más de una vez se había refugiado en prostíbulos de la zona. Ningún abogado quería agarrar su caso. Los tiempos judiciales aceleraban la causa y la mayoría de los vecinos creían posible que Sam sea el asesino. Nadie creyó en su historia del hombre musculoso que sólo Sam vio. Llegó el juicio y el dentista fue condenado a la cárcel por doce años en el cargo de homicidio simple agravado por el vínculo de ser el marido.
Pasaron los años. La imaginación de los productores televisivos llevó la triste historia de Sam a la pantalla. Comenzaba la saga de Richard Kimble, el fugitivo.
Pero la historia real de Sam era otra. El nunca se pudo escapar de la cárcel y en 1966, apeló la sentencia original con el único abogado que le prestó atención a su pesadilla, Dr Lee Bailey, el mismo que treinta años después defendería en ganador a la estrella de fútbol americano O. J. Simpson, trabajaría para Nixon y los Bush.
El abogado Bailey realizó una gran investigación del caso, logrando encontrar
dos dientes rotos de Marilyn que estaban tirados en el bote del matrimonio, a orillas del lago, lo que indujo a suponer que ella había mordido al asesino para defenderse. Sam nunca tuvo heridas de mordeduras humanas.
El caso llegó hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos que sentenció entonces que el primer juicio había sido un error jurídico, producto de la presión de los vecinos prejuiciosos que no querían a Sam. En el segundo juicio, el dentista fue absuelto.
Bailey ganó una fama impresionante pero Sam no tuvo ese final digno que plasmó
Harrison Ford para su Richard Kimble. Sam se hundió del todo en su adicción alcohólica y murió en 1970.
Pero su hijo, Sam Reese Sheppard, cuya madre no fue la pobre Marylin, decidió limpiar el nombre de su padre y consagró la mitad de su vida a una investigación que sólo ahora parece a punto de cerrarse. Sam hijo está seguro que el asesino de la mujer de su padre es un tal Richard Eberling, que alguna vez fue doble de primeros musculosos del cine, como Kirk Douglas e incluso de <em>Lou Ferrigno, en Hulk (por Doc9), la serie que, vaya paradoja, fue furor al igual que su antecesora en éxito, El Fugitivo, la historia del dentista Richard Kimble (o Sam Sheppard).



...este Apunte continuara con la historia de la periodista que cubrió este caso Dorothy Kilgallen y su relación con el abogado Lee Bailey...y el primer intento de asesinato de Fidel Castro

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanto Doc!!!
Besos gordito.

Paula.

MamaBeKer dijo...

que buena peli El Fugitivo, no sabia de esta historia, buenisimo¡¡Doc, esta vez se pasó de todo.

el_iluso_careta dijo...

sólo un detalle...el increible hulck (lou ferrigno) y el fugitivo (david jannsen) no son series contemporáneas, una es de la década del 70 (la 1era) y la 2da. fue dada del 63 al 67.
a partre como siempre buen buen post...

El Doc 9 dijo...

Gracias por el Apunte y la aclaraciónn Iluson, ya lo mejoramos, abrazo grande. Y sabes de todo papa¡¡¡

La payasa... dijo...

Buen post!!..

De verdad no conocía que haya sido
un hecho verídico.

Me gusto me gusto.
Saludos.

El Doc 9 dijo...

gracias gordita¡¡, Paulita que bueno que te haya gustado, vos sabes que hay otros apuntes dando vueltas.

El Doc 9 dijo...

Me alegro Payasa, esa es la idea. Yo también me quedé sorprendido cuando me contaron la historia y tompé apuntes para hacrla saber prque la peli es muy buena y parece que la serie fue furo. Un abrazo lo mismo para usted Mamabeker, que siempre esta

Tomás Münzer dijo...

En Holliwood todo es más lindo y color de rosas, no??? Buen apunte, espero los otros. Abrazo de gol Doc.

Victor Zifreddi dijo...

Doc, como puedo consegrui algo de esa seri?este relato me gustpo mucho, bueno este apunte com uted dice. Tampoco sabia que se trataba del mismo abogado que defendio a ese impresentable de Simpson, jaja pensar que ese fue actor en la película La Pistola Desnuda. Chaucito Doc.

Radio Bemba dijo...

que mal, pobre tipo... que injusta que es la vida
y pero... porque la mataron a la mina??
segui con la historia y más te vale que tenga un final feliz, si no queres que me deprima y caiga en la tentacion de decir que el mundo es una mierda..

El Doc 9 dijo...

La historia, el Apunte, Tomas, de todos modos es un bajon, peo es vrdad lo que usted; los yanquis desde siempre han cambiaod la verdad de su esa gran industria que tienen que es el cine.Victor, usted se acuerda de cada cosa, para cuando su propio blog?.
Bemba; no me caiga que la bancamos a muerte a usted, un beso grande y siga recordando las lindas épocas