19/3/10

Goteras


Al borde de superar a África, la Argentina tiene más del 75 por ciento de su territorio en vías de convertirse en un desierto. La destrucción de la cubierta vegetal, la erosión de los suelos, la falta de agua y el monocultivo de soja desmesurado y sin rotación son algunos de los factores que han acelerado el proceso de deterioro. A ocho años de la sanción de la ley de política ambiental, que aún no fue reglamentada, se dirime esta problemática que compromete a las generaciones argentinas futuras.
La reforma constitucional de 1994 agregó el artículo 41 que protegen los recursos naturales e insta al Congreso Nacional a sancionar leyes destinadas a cuidar el medio ambiente. Poco de eso sucedió en estos diesieis años.
Al problema del suelo, se le suma, el poco control del agua.
Que pasa en ese país, que fue lo que sucedió?. Aquí un apunte para tener en cuenta.
Después de la batalla de Caseros, la Argentina pasó a ser un eslabón más del mercado de capitalismo inglés. Junto a la gestación de un modelo agroexportador, el entonces presidente de la Confederación, Justo José de Urquiza, firmó el 10 de julio de 1852, tratados con Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos, que establecían el libre tránsito de los ríos Paraná y Uruguay.
Hasta la caída de Juan Manuel de Rosas (Doc9) a principios de 1852, los ingleses estaban con la sangre en el ojo tras la derrota sufrida en la batalla naval de la Vuelta de Obligado. Añicos se hicieron las aspiraciones de Inglaterra y Francia de internarse por el río Paraná hasta el Paraguay.
La sanción de la Constitución Nacional de 1853, completó el plan inglés y de su principal socio, el imperio del Brasil, basado en la libre navegabilidad de los ríos.
Casi una década más tarde, la Argentina de Bartolomé Mitre, Brasil y Uruguay armaron en conjunto una guerra de Triple Alianza contra el Paraguay. El 11 de Junio de 1865 se libró la batalla naval más grande de América, en el sitio donde desemboca el curso de agua llamado Riachuelo, situado en la desembocadura del río Paraná en su conjunción con el río Paraguay, Una vez más gana el poder de las aguas quedó para la corona inglesa y su socio, Brasil.
Para que el agua dulce siga siendo fundamental para la supervivencia de la humanidad, hay que proteger y cuidar el curso de los ríos. Siempre se trató de ellos.
Alrededor de 300 y 400 millones de habitantes del mundo carecen en la actualidad de agua potable. Si los ríos no son cuidados, en el año 2025 la existencia de entre 1.200 y 1.500 millones de personas se verá amenazada
por una grave escasez de agua.
En la Argentina, la mayor parte del caudal de los ríos se localiza en la cuenca del Plata; Noroeste, Cuyo, las Sierras Pampeanas y la Patagonia. Las dos terceras partes de la superficie de la Argentina sufren acentuados problemas
de aridez. La erosión es uno de los grandes problemas, como también la desertificación de los suelos.
El artículo 41 de la Constitución Nacional, incorporado en la reforma de 1994, tutela –o debería- la preservación del medio ambiente y los recursos naturales. Sin embargo, la norma no insta al Congreso de la Nación la sanción de una ley de presupuestos mínimos para controlar legalmente el agua y las cuencas nacionales. El mandamás jurídico en esta materia es el Código Civil, combinado con algunas viejas leyes, la libertad de navegar por los ríos y el manejo absoluto de los recursos a manos de las provincias en desmedro del Estado nacional.
Pero lo peor es lo que nos puede hacer Brasil. Itaipú es una represa que se gestó luego de que el presidente Juan Domingo Perón sea derrocado y su par brasilero Getulio Vargas obligado a suicidarse. Así, naufragaba vieja idea de Perón de crear el ABC (Argentina, Brasil y Chile), esquema geopolítico que debió asegurar la hegemonía argentina en la región. Hoy, Brasil manda en esta parte del sur con sus de cincuenta represas, manejando los ríos Paraná, Iguazú y Uruguay y todos sus afluentes reteniendo miles de millones de metros cúbicos de agua.
Los vencedores de Rosas en Caseros impusieron a la Argentina la Constitución de 1853 que liberó los ríos del manejo argentino e Itaipú lo completó al cambiar la ecuación ya que sólo los brasileños pueden navegar aguas arriba de Itaipú. Los barcos argentinos no acceden a ese sistema debido a que esa represa no tiene esclusas que escalonen sus aguas.
”Dios perdona siempre, el hombre lo hace a veces, pero la naturaleza, nunca”, dice Héctor Dalmau, especialista en temas ambientales. Hoy, acongojados los argentinos por lo ocurrido en Chile, quizás podamos comprender mejor la dimensión de los peligros que corremos. Qué significaría que 30 mil millones de toneladas de agua cayeran desde casi 300 metros sobre la Argentina, en lo que sería una catástrofe mucho mas grave que la padecida por el pueblo chileno? No vaya a ser que Brasil abra Itaipu y hunda a la Argentina para siempre. Hay quienes estiman que en ese caso las aguas destruirían todo a su paso hasta rebotar en las Sierras de Tandil y desviarse hacia el Atlántico (Doc9).

* 24/03/2010. Día de la Memoria, para no olvidar, ese golpe del hace 34 años; para no repetir los mismos errores. Aquí, por segundo año consecutivo en estos casi tres de Doc9, un Apunte para en el día de la Memoria; Teodoro, preceptor, por Doc.

9 comentarios:

Radio Bemba dijo...

uhhhh...
hay que sacar creditos, muchos creditos...
esto es un "escandalo" diría mi amigo Pino, que inconcientes que somo algunos, ni siquera al leerlo siento que me preocupa tanto como debería preocuparme el tema...
de todas las pesadillas que tengo los tsunamis son las que más me asustan

Victor Zifredi dijo...

Brasil nos coje siempre Doc, siempre, esa foto que usted puso es al revez. Que bronca, y yo no sabia nada de esot, porque los medios no dicen nada, me lo explica? y no es solo la caca de Clarin, canal 7 tampoco dice nada la respecto.
Abrazo grande Doc, de su amigo Victor

La candorosa dijo...

Cómo cuesta hacerse cargo de una realidad que es consecuencia de nuestras acciones -o por falta de ellas!!-...

Imagino que tras quedar bajo las aguas, ya poco se podría hacer al respecto.

Además, aquellos que hoy se rasgan las vestiduras como "víctimas" de un sistema que los "acosa" -¿sojeros, tal vez?, son los grandes responsables de la desertificación de nuestro suelo!!

”Dios perdona siempre, el hombre lo hace a veces, pero la naturaleza, nunca”, me llevo esta frase, pues es para tener presente a cada instante...

Saludazos!

El Doc 9 dijo...

Radio, Pino lo que dice es duro, pero siempre verdad. El hombre esta jugando fuerte en Capital Federal, le quiere sacar la ciudad a Macri. Ojala así sea. Victor: los medios son cómplices, por algo Clarin tiene como principales figuras el caño y las putas de Tinelli y la maldad de Gelblund.
Cando: le gustó la frase? gracias por apuntar siempre por este Doc9

Maxi dijo...

Memoria, Memoria, Memoria, eso, memoria. y memoria por el cuidado del AGUA, tan difícil es? suerte Doc, siga peleando

Nanys dijo...

Hello Doc...

"Memoria verde" de Elio Brailowsky (creo que se escribía así el apellido, tomé su cátedra de Sociedad y Estado) es una raconto de todas las atrocidades ecológicas que fueron ocurriendo en nuestro país, desde que eramos un desierto de pajonales secos... a lo que parece que volveremos, desierto, pero sin pajonal...

El Doc 9 dijo...

Bienvenido Maxi, gracias por Apuntar.
Nanys, gran profesor tuvo usted, gracia también por sus Apuntes en este Doc9

Fernando dijo...

En Nicaragua vamos por el mismo camino; nos estamos quedando sin agua; por el despale indiscriminado y la contaminación. Un abrazo amigo. FS.

El Doc 9 dijo...

Argentina y Nicaragua, nos une algo más que tener casi los mismos colores de bandera. Abrazo Fer gracias por Apuntar