29/4/10

El prólogo es el pasado





La Argentina es un país con suerte. El país podría haber producido jugadores de jockey, de handball, golfistas, que los tiene, y muy buenos, pero no son perfectos como los jugadores de fútbol. Argentina es “el granero” del la redonda, productor de estrellas. Algunos son Lio Messi, Higuaín, Tévez. Ni hablar del mejor de todos los tiempos, Diego Maradona. Brasil, el número uno, genera equipos campeones. Otros países también producen excelentes jugadores. Los belgas, los holandeses, los rusos o yugoslavos se defienden pero nunca ganan nada. Uruguay tiene la maquinaria apagada desde hace casi sesenta años. De los últimos años, el mejor “charruga” sigue siendo Enzo Francescoli. La FIFA tiene casi 300 países afiliados, de los cuales la Argentina es uno de los siete países campeones del mundo. Los mejores jugadores de las grandes ligas son argentinos. A los ojos de los medios de comunicación, siempre perversos como interesados, veletas, Lio Messi se perfila como el heredero de su compatriota Maradona, quien además será su técnico en el Mundial que esta por comenzar. Debe ser feo ser español, chileno, yanqui, mexicano, búlgaro, holandés, húngaro, japonés, paraguayo y no saber que es ser campeón. Argentina, que tan mal le va en otras cosas, conoce esa sensación y quiere repetirla este año 2010, el de su Bicentenario como nación. Desde el fútbol, Dios debe compensar vaya uno a saber porqué a los argentinos. Sí, el fútbol es todo o mucho en la Argentina. Quizá el sexo pueda ser parecido a esa sensación desaforada que despierta la redonda, pero el fútbol es más intenso, más del momento. Ya es sabido que este deporte es de origen inglés, que lo trajeron esos marinos ingleses en tiempos de Juan Manuel de Rosas y que quedaría para siempre por el año 1867. Los ingleses originaron también deportes como el cricket, el rugby, el remo, el tenis, el voley, el básquet. Pero el fútbol comenzó a ser prioridad. Quizá porque lo deportes colectivos tienen ventajas sobre los individuales. Los hinchas prefieren más a esos deportes que continúan más allá de los cambios de hombres. Eso no pasa en el tenis o en el boxeo.
Además, si bien el fútbol tiene sus reglas, es muy básico. Salvo, el arquero, el único (Doc9), no hay que tocar la pelota con la mano. Es una actividad menos peligrosa que el rugby, lo entienden incluso los que no lo entienden. Sus normas sencillas: no hay que violentar el contrario, se necesita más habilidad que fuerza y meter la pelota en el arco del rival. Salvo el off-side, todo es claro. El gol es supremo, el tanto, no es como el básquet o rugby que pueden terminar 100 a 90.
La Argentina le fue poniendo su sello al fútbol. Para el año 1900, se transformaba en una cuestión de picardía. Nace la ciencia contra el arte, la urgencia contra lo pensante. El fútbol nacional por oposición al de su creador, el inglés, culminaría con la mano de Dios y el mejor gol de la historia en 1986. El alumno supera al maestro… pero aún faltan casi 90 años para que aparezca el mejor de todos, el argentino Diego Maradona.
En 1912, el viejo régimen político se derrumbaba, Roque Sáenz Peña (Doc9) abría el camino para que el radical Hipólito Yrigoyen se convierta en el primer presidente argentino elegido en democracia. Era pleno amauterismo del fútbol y Quilmes (Doc9), que sería su decano, ese mismo año interrumpía la racha victoriosa de una década del Alumni. Un año después, Racing de Avellaneda es el primer gran equipo puramente integrado por argentinos en salir campeón. En ese año 13, Boca, que había sido creado por Juan Brichetto, el jefe de la murga, Los Farristas y quien eligió los colores del barco sueco, azul y amarillo que luego sería oro, ascendía a primera división. Boca era del barrio de su propio nombre, ese de pobreza y casas de lata que nacía bien tierra adentro y su primo, River Plate, bien aguas afuera. Boca es lugar y River es río…tierra y agua saben mezclarse, amarase… y odiarse.
En 1919, los trabajadores comenzaban a pelear por derechos que no tenían. Los obreros de los talleres porteños Vasena fueron masacrados. El presidente de la Nación, el radical Hipólito Yrigoyen no ahorraba palos y la huelga fue desarmada dejando un tendal de muertos. Yrigoyen nunca tendrá lo que Juan Perón vivió un 17 de octubre casi treinta años después. Los trabajadores no olvidan y no salieron a defender al caudillo radical en el golpe militar de 1930. Para 1920, Boca estaba primero en la tabla de posiciones, superando a los poderosos Racing y Quilmes. Aparecía el primer gran ídolo boquense, su arquero Américo Tesoriere (Doc9). La hinchada cantaba “tenemos un arquero, que es un maravilla, ataja los penales sentado en una silla”.
En 1925, Boca se convierte en el primer equipo argentino en realizar una gira por Europa. Cinco años después, Uruguay organiza el primer Mundial de fútbol. La final la disputarían el local y la Argentina. Los uruguayos se quedaron con el título. Dicen que Carlos Gardel presenció la final y que no gritó ninguno de los goles. Ese mismo año también se jugó el último campeonato amateur argentino. Cada vez más, la plata mandaba en el deporte pero los hinchas, y hasta ese momento los jugadores, no veían ningún peso. Boca se quedó con ese último torneo. Los deportistas comenzaron a reclamar sus derechos. Al año siguiente, realizaron una huelga durísima. Mientras el dictador José Uriburu proscribía la democracia, Francisco Varallo, tras su buen Mundial en Uruguay, fichaba para Boca y se convertía en su máximo goleador histórico hasta que un tal Martín Palermo, el nueve popular, setenta años después, lo superaba. Por 45 mil pesos, River compraba a Bernabé Ferreyra. Un diario se refirió al club de Nuñez como los “Millonarios”. Sin embargo, el poder económico de Boca y River era parejo. Con el profesionalismo, nace este super clásico. River era la clase alta y dejaba lo popular a Boca. Es un esquema que se repite en el mundo. En Brasil, los poderosos son Gremio en Porto Alegre, Fluminese en Río de Janeiro. En Uruguay, es Nacional de Montevideo. En España, el Real Madrid. La Argentina además tiene a Ñuls de Rosario, Unión de Santa Fé. La vereda de los populares arranca con Internacional de Porto Alegre, Flamengo, Peñarol de Montevideo, Atlético de Madrid, Rosario Central, el Colón santafesino. De esos, Boca comenzaba a hacer punta. Lo boquenses eran los inmigrantes, los barcos, los tanos, los conventillos, los obreros, eran los europeos pero también los peruanos, los bolivianos, los paraguayos. El puerto era la entrada a ese país incipiente y nuevo que era la Argentina. Boca Juniors era lo primero que se veía cuando se bajaba a tierra por el Riachuelo. sí, la azul y oro, antes que los colores blanco y rojo de sus “primos” River que se mudarían a Nuñez.
Para 1937, se terminaba de conformar el conglomerado de los cinco grandes: Boca, River, Independiente, Racing y San Lorenzo que manejaban a diestra y siniestra la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Con la llegada del peronismo, las conquistas laborales llegaron a su pico más alto. No fue así en el fútbol. En 1948, irrumpe la segunda gran huelga de los jugadores. La AFA contrataba árbitros ingleses para “jerarquizar” el fútbol nacional del que emigraban la mayoría de las estrellas, como Mario Boyé, campeón con Boca y Racing a Italia y España. Comenzaba el desmantelamiento del fútbol argentino. Al desconocer los jueves tanto a los deportistas como el idioma, aparece en escena los números en las camisetas.
El fútbol continuo su marcho y a fines de la década del 60, los equipos “chicos” como Estudiantes de La Plata, Chacarita y Vélez salieron campeones. En 1970, la Argentina era la primera vez que no clasificaba para un Mundial –sería la única hasta ahora- y a fines de esa década era anfitrión del Mundial 78 digitalizado por la dictadura militar ejecutante en la que el equipo nacional, conformado en su mayoría por jugadores del fútbol loca, obtendría su primer campeonato. La cuestionada goleada contra Perú nunca despejó los fantasmas en lo que a legalidad del título se refiere. Pasarían ocho años, en México, para inmortalizar otra selección argentina campeona y al mejor jugador de todos los tiempos hasta la actualidad, Diego Armando Maradona (Doc9).
En poco más de dos meses, arranca el primer Mundial en África. Es el regreso de Maradona tras 16 años de ausencia –EE.UU 1994-; el primero como técnico del equipo, en el que Lio Messi es la estrella absoluta, acompañado por la segunda oportunidad de Juan Verón y el goleador del pueblo, máximo del club más importante de América, Boca, el eterno Martín Palermo, junto a jugadores de la talla de Pipa Higuain, Carlitos Tevez y Javier Mascherano. Es bueno tener presente la historia del fútbol como un dato en la dinámica realidad del Bicentenario argentino, periodo que vale remarcar se extiende hasta 2016.

Para vislumbrar el futuro, nada mejor que el pasado, el prólogo de nuestra rica, apasionada, violenta y rica historia
Vamos Maradona, vamos Argentina¡¡


* Junto a los "apuntes" que se hace referencia en este Apunte principal 158, se puede cliquear en otros apuntes que pertenecen a la Sección "Pelota de Trapo". Gracias¡
Monerías, por Doc 9
Gloria o sigan chupando, por Doc9
El Decano vs el Gran Diario, por Doc 9
Manchar la pelota, por Doc 9
Nunca se termina hasta terminar, por Doc9

11 comentarios:

MamaBeKer dijo...

Nos va a ir bien en el Mundial Doc, aunque es verdad, Brasil arma equipos campeones, nosotros somos los que sacamos a jugdores ganadores, ojala el Maestro encuentro el equipo, lo encontrará?.. y como hincha con Palermo, si sabe que Maradona lo v a llevar, como va a dejar afuera a quien lo ayudo a clasificarnos

Paseador de Blogs dijo...

Pero se termno Doc, la hegemonia de Boca y River. Uno se va ala B, el otro, va a rajar a Tristelme y a Palermo, a quien no valoran los bosteros. Ojala el tipo vaya al Mundial, pero de Maradona, e puede esperar cualquier cosa. En lo personal, el baquet también me gusta y no lo veo tan complicas sino, similar al fútbol en ese sentido, por lejor el deporta popular. Suerte Doc¡¡

Marcos Citrinblum dijo...

Taller en Córdoba es más popular que Belgrano. Y ese ídolo que tienen, Artime, es un perro¡¡. Doc, porque lo destacaste en un apunte el de "nucna rendirse"¡ yo creo en los 9 chicos como Tévez o como era Sanfilippo¡. Salute

Stanley Kowalski dijo...

Doc, cuánta información, qué barbaridad!! Un gusto leerte!!

ABRAZOS Y BUEN FINDE!!!!!!!!!!!

Border dijo...

Doc terrible la cantidad de datos que ofreces.
Muy completo y detallado, como cada vez que te leemos un posteo.

Abrazo muy grande.

El Doc 9 dijo...

Gracias por los Apuntes, de verdad, gracias. Bievenido Marcos, tiene el mismo apellido y nombre que el mentor dle diario Clarin de los 70 en la redacción, porque ya Magneto era el rey del monopolio. Pero Artime no es un perro, quiza usted simpatiza por Talleres, pero el Luifa fue un gran 9, casi digno de su padre que brillo en River.
Y s ojala vaya el otro 9 Palermo al Mundial¡¡

La candorosa dijo...

El fútbol es una pasión, por ello, no hace falta aclarar nada!!

Excelente post, lleno de detalles históricos que sirven para que más de uno se "desasne"!!

Abrazos!

MamaBeKer dijo...

Doc, sabía que Quilmes le corta la racha a Racing en ese campeonato de 912, porque le compró toda la delantera a Alumni con los hermanos Brown a la cabeza?. Sino, seguia la Acade, grande Racing, jaja, que amargo Intrispendiente, como lo puso si colega nueve Palermo, muertos Rojos¡¡

Anónimo dijo...

Gran resumen de una inmensa historia!! Felicitaciones Emi!!!

El Doc 9 dijo...

Beker, no sea tan duro con los amigos del Rojo. Palermo ya es de todos, a pesar de ser el máximo goleador de Boca Juniors.
Gracias, "anónimo", como me quisiera que se presente; en Doc9 tiene la Oosción de poner su nombre. Abrazo

Arqueros Sin Manos dijo...

¿Cómo "le compró", BeKer? En 1912 no se hacía eso. Lo que hicieron los Brown y sus amigos fue pasarse a Quilmes porque Alumni se desintegró, y tenían buena relación con Quilmes porque era un club de ingleses como ellos. En el 12 hubo quilombo en la AAF (la AFA del 12) por un par de reformas estatutarias: cambiar el idioma oficial, que hasta entonces era el inglés, por el castellano, y obligar a los clubes a cobrarles a los espectadores de los partidos -incluso a los socios- una entrada de la cual un porcentaje iba al sostenimiento de la AAF. Alumni fue el primero en oponerse a esto y decidió no participar del torneo y disolver el equipo. Pero como buenos ingleses, diplomáticos y turros, igual se inscribieron sólo para complicar el desarrollo del campeonato: Alumni fue incluido y sorteado en el fixture, no se presentó a ningún partido, y a las tres fechas fue desafiliado y hubo que armar un fixture nuevo. El post da para ponerse un mes entero a hablar de fútbol, que es lo mejor que hay. Pero no escribimos mucho más porque no tenemos manos. Sólo una cosa: dentro de menos de un mes, el 9 de junio, se cumplen 103 años del primer Independiente-Racing. Ganó Independiente 3 a 2, marcando una tendencia que se iría consolidando a lo largo de más de un siglo. Salud.